Artritis reumatoidea en relación con hepatitis B

Un estudio de investigación muestra  la progresion de la artritis reumatoidea, en personas que también tienen hepatitis B

Los pacientes con artritis reumatoide (AR) que recibieron terapia inmunosupresora y que también fueron diagnosticados con infección crónica por el virus de la hepatitis B mostraron una mayor progresión radiográfica y peor respuesta clínica al año que los pacientes con AR sin VHB crónica, según los hallazgos publicados en Arthritis Research. y terapia

A pesar del reconocimiento por los médicos de una asociación entre la infección por AR y el VHB , el mecanismo detrás de esta conexión no ha quedado claro. Este fue el primer estudio longitudinal para explorar la relación entre la infección por el VHB y la progresión de la enfermedad de la AR y los resultados del tratamiento en pacientes que toman medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad.

La AR se definió principalmente por una evaluación de la actividad de la enfermedad 28-conjunta basada en la proteína C-reactiva (DAS28-CRP) ≥2.6. Hubo 32 pacientes con AR y VHB crónica y 128 pacientes emparejados con AR sin VHB crónica (84% mujeres, edad media, 49 años, puntuación media de DAS28-PCR, 4,6) inscriptos retrospectivamente y seguidos al inicio del estudio y al 1, 3, 6 y 12 meses El objetivo terapéutico fue DAS28-CRP <2.6, o <3.2 para participantes con una duración de la enfermedad de AR> 24 meses. Se tomaron radiografías bilaterales de la mano y la muñeca al inicio del estudio y a los 12 meses y se evaluaron los cambios en la puntuación total modificada de Sharp (mTSS). El resultado primario fue la proporción de pacientes que mostraron progresión radiográfica (≥0.5 unidades en mTSS) después de 12 meses.

Significativamente más individuos con AR y VHB crónica mostraron progresión radiográfica después de 1 año frente a aquellos sin VHB (53% frente a 17%, p <0,001). Las respuestas clínicas también fueron significativamente inferiores en los pacientes con VHB crónica frente a los que no tenían VHB a los 6 meses (53% frente a 82%, p = 0,003) y 12 meses (53% frente a 75%, p = 0,034).

Las mejoras en los criterios de respuesta del Colegio Americano de Reumatología (20% y 50%) y las puntuaciones de la Liga Europea contra el Reumatismo también mostraron diferencias similares entre los grupos a los 6 y 12 meses ( p <0,05 para todos). Después del ajuste del factor de confusión y el análisis multivariante, los odds ratios (OR) revelaron que la presencia de infección crónica por VHB seguía siendo un factor de riesgo independiente para la progresión radiográfica de 1 año (OR: 2,403; IC del 95%: 1,218-4,743; p = 0,011) y peor respuesta clínica a los 6 meses (OR, 2.844, IC del 95%, 1.245-6.498, p = 0.013).

Los principales eventos adversos durante el ensayo incluyeron infecciones, molestias gastrointestinales y elevación de aminotransferasas. Además, la reactivación del VHB se produjo en el 34% de los pacientes con AR y VHB crónica, y 2 pacientes experimentaron brotes de hepatitis.

Las limitaciones del estudio incluyeron el diseño observacional en el mundo real, el uso de un solo centro, los diversos regímenes de medicamentos usados ​​entre los participantes, la falta de participación suficiente de pacientes sin erosiones óseas al inicio y la pequeña muestra de pacientes con VHB crónico.

La infección crónica por VHB puede afectar negativamente a los pacientes con AR que toman inmunosupresores en términos de actividad y progresión de la enfermedad, y la reactivación del VHB es también una consideración seria para los médicos que tratan a esta población. Los autores anotaron, “que la infección del VHB podría contribuir directa o indirectamente al daño articular“.

Edición: Hepatitis 2000
Fuente:Infectous disease

Archivado en:Inicio » Varios » Ultimos titulares » Artritis reumatoidea en relación con hepatitis B

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Deja tu comentario