Prevención de hepatitis C en UDI.Programas de intercambio de jeringas si o no

Prevención de la transmisión del VHC: utilidad de los programas de intercambio de jeringas en UDI

De un total de 12.7 a 16 millones de personas que se inyectan drogas (UDI), se calcula que 10 millones están infectados con el virus de la hepatitis C (VHC). 1 Esta sombría estadística hace que el VHC sea la enfermedad infecciosa más frecuente en UDI. 2 La infección en estas personas se transmite principalmente al compartir agujas y jeringas. Dado que el VHC puede sobrevivir fuera del cuerpo humano durante semanas, la alta tasa de transmisión en una población que comparte agujas y jeringas no es sorprendente. 3

En muchos países se usan dos tipos de intervención para reducir la transmisión del VHC en personas que se inyectan drogas: los programas de intercambio de agujas y jeringas (NSP Needle syringe programmes) y la terapia de sustitución de opioides (OST). 4 . Los NSP se introdujeron en la década de 1980 en un esfuerzo por controlar la epidemia mundial de VIH mediante el uso de equipos de inyección estéril en UDI. 2 Desde entonces, los NSP han sido un componente crítico de los esfuerzos dirigidos a reducir o minimizar todos los daños relacionados con las drogas y prevenir las infecciones transmitidas por la sangre como el VIH, el VHB y el VHC.

La implementación de todos los aspectos de los programas mencionados -incluyendo educación, modificaciones de comportamiento en UDI y proveedores, y distribución y acceso continuo a equipos de inyección estériles- es una tarea compleja que requiere la cooperación entre los usuarios, los proveedores de atención médica y los sistemas de atención médica. 2

En una entrevista con el Asesor de Enfermedades Infecciosas , Lucy Platt,  profesora asociada de epidemiología de salud pública en la Facultad de Salud Pública y Política, Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Reino Unido, y  C. Des Jarlais,  profesor de psiquiatría y medicina preventiva en la Escuela de Medicina de Icahn en Mount Sinai, Nueva York, discutieron la efectividad de los NSP para prevenir la transmisión del VHC .

Asesor de Enfermedades Infecciosas : ¿Qué tan efectivos son los NSP para prevenir la adquisición de VHC en UDI?

Lucy Platt : Los hallazgos de nuestra revisión sistemática 4 sugirieron que la alta cobertura de NSP dio como resultado una reducción de más del 50% en la transmisión del VHC en estudios realizados en Europa, pero los estudios en América del Norte han mostrado poco efecto. Esta discrepancia puede estar relacionada con la forma en que se mide el consumo de NSP, ya que en Europa se define en términos de personas que reciben jeringas 100% estériles por inyección (de cualquier fuente), mientras que en Norteamérica se mide como frecuencia de uso de NSP . Sabemos que las personas que asisten a los PEN a menudo tienen múltiples vulnerabilidades sociales; es más probable que no tengan hogar o que se inyecten crack cocaína, ambos factores que aumentan el riesgo de infección por el VHC. El uso menos frecuente de NSP en los Estados Unidos también puede enmascarar un efecto de intervención.

Asesor de Enfermedades Infecciosas : ¿Es más efectiva una combinación de la terapia de sustitución de opiáceos (OST) y las intervenciones de NSP para reducir el riesgo de adquisición de HCV?

Dr. Platt: Hubo pruebas consistentes y sólidas de que el uso actual de la terapia de sustitución de opioides reduce el riesgo de infección de hepatitis C en un 50% y, cuando se combina con una NSP de alta cobertura, reduce el riesgo en un 74%. Por lo tanto, nuestros hallazgos muestran la necesidad de eliminar las restricciones sobre el uso concurrente de NSP y OST para maximizar la reducción en latransmisión del VHC . Encontramos algunas pruebas que muestran un impacto diferencial de OST por sexo: con cada 10% de aumento en el porcentaje de mujeres en una muestra, el efecto de OST se redujo. Los servicios de NSP y OST deben desarrollar políticas y prácticas para alentar a las mujeres a utilizar servicios que aborden los riesgos relacionados con las inyecciones específicas de género y otras necesidades de salud y bienestar social.

Asesor de Enfermedades Infecciosas : ¿Qué tipos de estudios aún se necesitan llevar a cabo para comprender mejor las deficiencias de los PEN actuales y las posibles formas de mejorarlos?

Dr. Platt: El desarrollo de medidas mejoradas de uso de NSP, junto con informes más consistentes de cómo se realizan los estudios, incluida la evaluación de los factores de confusión, es necesario para fortalecer la evidencia sobre el impacto de los NSP.

Evaluaciones más detalladas deberían examinar la prestación de servicios y su costo-efectividad para garantizar que se mantengan los servicios existentes y promover la introducción y ampliación de servicios en países y entornos con epidemias emergentes o crecientes de uso de drogas inyectables y opioides. Esta línea de investigación puede arrojar luz sobre las vías entre los factores contextuales y los mecanismos de prestación de servicios, y la medida en que estos influyen en la eficacia a través de diferentes resultados y entornos. Esto es crucial dado que las epidemias de VIH y VHC persisten en Europa del Este a pesar de la implementación de OST y NSP en algunos países. Las epidemias también están creciendo en países del África subsahariana. OST se está implementando actualmente en Kenia y Tanzania,VIH y VHC . Esto es necesario para informar una respuesta de intervención apropiada.

Asesor de Enfermedades Infecciosas : Dr. Des Jarlais, recientemente participó en una evaluación del proyecto Community Health Outreach Work to Prevent AIDS (CHOW), el programa estatal de intercambio de jeringas en Hawai. 5 ¿Puede explicar brevemente los principales objetivos y métodos del proyecto CHOW, ya que se relacionan con la prevención de la adquisición del VIH y el VHC en UDI?

C. Des Jarlais,: El propósito original del proyecto CHOW era prevenir la infección del VIH en personas que se inyectaban drogas en Honolulu a través del intercambio de jeringas. El proyecto se ha expandido a todas las islas principales del estado y se ha convertido en un programa multiservicio, que ofrece prevención de VHC, pruebas de VIH y VHC, referencia para tratamiento y colocación en programas de tratamiento de uso de sustancias. El proyecto CHOW ha tenido éxito al limitar la transmisión del VIH en UDI en Hawai, manteniendo la prevalencia del VIH baja, menos del 3%.

Asesor de Enfermedades Infecciosas : a partir de su evaluación de los resultados del proyecto CHOW, 5 ¿qué tan efectivo fue el programa de intercambio de agujas / jeringas para prevenir la adquisición del VHC en la población estudiada de UDI?

Dr. Des Jarlais: el VHC es mucho más transmisible que el VIH, y el proyecto CHOW ha sido solo moderadamente efectivo en la reducción de la transmisión del VHC en UDI en Hawai. Hubo una prevalencia extremadamente alta de VHC en los sujetos del estudio que comenzaron a inyectar antes de la implementación del proyecto, aproximadamente el 90%, mientras que en los sujetos que comenzaron a inyectarse después de que se implementó el proyecto hubo hasta un 70% de prevalencia. ¡A los 50 años de edad indica un cambio en la probabilidad de adquirir el VHC en personas que probablemente comenzaron a inyectarse antes de que comenzara el proyecto. Sin embargo, la prevalencia del VHC en UDI en Hawai sigue siendo inaceptablemente alta y se necesitan esfuerzos adicionales para reducir la transmisión del VHC.

Asesor de enfermedades infecciosas : ¿Qué factores importantes influyen en la efectividad de los programas de intercambio de agujas / jeringas para prevenir las infecciones transmitidas por la sangre como el VHC?

Dr. Des Jarlais: Hay varios factores que han contribuido al éxito del proyecto CHOW en Hawai: iniciar el programa temprano, antes de que el VIH se haya extendido ampliamente en la población de UDI; la dedicación de los trabajadores de extensión y sus habilidades para establecer relaciones de confianza con las personas que se inyectan drogas; fuerte apoyo de la comunidad, incluido el apoyo del gobierno estatal y la aplicación de la ley; una serie de talentosos directores de programas; y un requisito para una evaluación anual, que generó datos para la mejora continua del programa.

Referencias
Organización Mundial de la Salud (OMS). Orientación sobre la prevención de las hepatitis B y C virales entre las personas que se inyectan drogas. Revisado en julio de 2012. Consultado el 2 de octubre de 2017.
Fernandes RM, Cary M, Duarte G, y col. Eficacia de los programas de jeringas y agujas en personas que se inyectan drogas: una descripción general de las revisiones sistemáticas . BMC Public Health. 2017; 17: 309.
Leicht A. Mejorar la calidad de los programas de jeringas y agujas: una estrategia que se pasa por alto para prevenir la hepatitis C entre las personas que se inyectan drogas . BMC Infect Dis . 2014; 14 (S6): S8.
Platt L, Minozzi S, Reed J, y col. Programas de jeringas con agujas y terapia de sustitución de opiáceos para prevenir la transmisión de la hepatitis C en personas que se inyectan drogas [publicado en línea el 18 de septiembre de 2017]. Cochrane Database Syst Rev. doi: 10.1002 / 14651858.CD012021.pub2
Salek TP, Katz AR, Lenze SM, et al. Seroprevalencia de la infección por el VHC y el VIH entre los expertos del programa estatal de intercambio de jeringas más antiguo del país: un estudio transversal de Community Health Outreach Work para prevenir el SIDA (CHOW) . Política de drogas Int. J. 2017; 48: 34-43.

Edición y traducción: Hepatitis 2000
Fuente: infectious disease advisor

Archivado en:

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Deja tu comentario