Une en bicicleta la casa de Tucumán con el Cabildo por la donación órganos

hector manca bicicletaArgentina – El ciclista Héctor Manca, trasplantado hepático hace 9 años, alcanzó hoy la meta del Cabildo tras 18 días en los que pedaleó 1.300 kilómetros desde la Casa de Tucumán, con el objetivo de mostrar que "hay vida después del trasplante" y pedirle a los argentinos "que sean donantes de órganos".
"Yo hace cuarenta años que vengo a Buenos Aires, y hace un tiempo pasé por enfrente del Cabildo y dije `qué injusta que es la vida, no lo conozco`; entonces pensé `¿por qué no venir al Cabildo en bicicleta, mostrando que hay vida después del trasplante?", dijo Manca a Télam.

A lo largo de su recorrido por territorio argentino, Manca encontró "un caudal de emoción que realmente no esperaba".

"Fueron 18 días largos, 1.300 kilómetros para una persona trasplantada de hígado como yo, que estaba en lista de espera y jamás imaginaba que iba a tener la calidad de vida como la que tengo, e iba encontrando a lo largo del camino muchos pacientes a la espera de un órgano que se unían a darme aliento", contó.

Manca relató que "les parecía increíble que yo, después de un trasplante, pudiera hacer 90, 100, 120 kilómetros por día, feliz y convencido de que era una forma de llamar la atención a los indecisos y a la gente que tiene alguna duda" en ser donante.
"Hay 18 mil argentinos que han pedaleado conmigo: 7 mil amigos míos que están en lista de espera y otros miles que no han podido subir a mi bicicleta porque no han llegado los órganos a tiempo, y esa es la parte más lamentable", dijo el deportista, superado por la emoción.

"Los momentos de espera de un órgano se hacen muy difíciles y a veces hemos vivido con poca esperanza de llegar a salvarlo, pero la fe nos ha sostenido", dijo la madre del deportista.

Vivir en lista de espera "es un horror que no le deseamos a nadie, y vivir un trasplante es una historia de vida muy triste porque a cada instante uno ve morirse a su hijo y piensa en poder cambiarle el lugar por el propio, que era en lo único en que pensaba" agregó la mujer, que reconoció que al momento de afrontar el problema "sabía poco de los trasplantes y la donación de órganos, y he aprendido con él, así que ahora transmitimos a los demás que hay que ser donante, que vale la pena porque el hecho de la sobrevida que él tiene hace 9 años, con semejante estado físico y anímico como para pedalear 1.300 kilómetros, muestra que es posible".

Manca consideró que "hay que trabajar a la comunidad en todos los aspectos para despejar miedos, y este es mi granito de arena".
"La ley argentina es una de las más transparentes del mundo en este tema y un ejemplo a nivel mundial", reivindicó.

Manca fue recibido por referentes de la Asociación de Deportistas Trasplantados de la República Argentina y del Consejo Asesor de Pacientes del instituto regulador de trasplantes, INCUCAI.
La hazaña le implicó al ciclista "un entrenamiento de ocho meses, subiendo a la ruta a las 6 o 7 de la mañana, para bajarme cinco horas después".
En el trayecto desde su Tafí Viejo natal hacia Buenos Aires, sufrió "todo tipo de contratiempos climáticos: sol, viento, tierra, lluvia"
"La parte que más me costó fue la de Santa Fe, donde hubo vientos de hasta 70 kilómetros por hora que me disminuían un 30% el pedaleo, y llegué a hacer 15 kilómetros por hora cuando acostumbro hacer 25 ó 27, pero lo pudimos sortear y aquí estamos".

"Tengo 52 y debo cuidarme, pero puedo hacer esto gracias a que alguien pensó en su prójimo" dijo, y zamarreó como si palmeara el anca de un caballo leal a su bicicleta, "La trasplantada", armada con piezas de otros tres rodados.

Agencia Telam – Argentina – 05 de abril de 2012 – Nota completa

Archivado en:Inicio » Argentina Hepatitis » Une en bicicleta la casa de Tucumán con el Cabildo por la donación órganos


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.