El Pueblo Tarahumara enfrenta brote de hepatitis A

Cinco niños de un albergue oficial presentan síntomas de la enfermedad, denuncian en el Congreso de Chihuahua. Falta agua potable, lo que produjo el brote y agrava la situación existente.

Chihuahua – Además del hambre y las bajas temperaturas de hasta 17 grados bajo cero, los tarahumaras en Chihuahua ahora deben enfrentar un posible brote de hepatitis, luego que cinco niños de un albergue oficial presentaron síntomas evidentes de la enfermedad.

La alerta sobre la considerada “inminente“ epidemia fue puesta en tribuna del Congreso del estado por la diputada del PRI Gloria Guadalupe Rodríguez, quien reveló que en el albergue infantil del poblado de Creel, en el municipio de Bocoyna, en la Sierra Tarahumara, cinco niños se encuentran en cuarentena por estar infectados del virus.

Ayer, el gobernador César Duarte informó que autoridades de la Secretaría de Salud instalaron un cerco sanitario en el municipio de Bocoyna en torno a los cinco brotes de hepatitis detectados.

La legisladora Guadalupe Rodríguez exigió la entrega de mayores recursos para atender dicha problemática, antes de que detone en epidemia y afecte a más pobladores de las comunidades serranas.

La diputada denunció que la posible causa del brote de hepatitis es que el albergue no cuenta con agua potable suficiente para los niños.

El poblado de Creel es una comunidad que vive del turismo extranjero, pero tiene serias deficiencias para el abastecimiento de agua potable, ya que no hay suficiente y la que se extrae con bombeo se destina principalmente a los grandes hoteles de la localidad que albergan a los turistas.

Al respecto, Duarte Jáquez indicó que el secretario de Salud, Sergio Piña Marshall, pidió instalar el cerco sanitario en torno a los casos que hasta el momento tienen registrados, para evitar la propagación de la enfermedad.

Sin embargo, el mandatario estatal aseguró que el brote de hepatitis está bajo control y no es alarmante, pues las autoridades de salud están pendientes de los cinco casos detectados en esta comunidad.

El municipio de Bocoyna tiene 510 poblaciones activas entre ranchos, rancherías, y pueblos, distribuidos en cuatro secciones administrativas: Creel, con vocación turística; San Juanito, con vocación para el comercio; Sisoguichi y la Ciénega de Guacayvo que concentran la mayor parte de la población indígena del municipio con producción de artesanía y mueble rústico y, la cabecera municipal Bocoyna.

Sus poblaciones son consideradas rurales, con excepción de San Juanito y Creel. En San Juanito se encuentra la Presa Situriachi que abastece de agua a las poblaciones de San Juanito, Creel, el corredor turístico de las Barrancas del Cobre así como a la población de San Rafael del Municipio de Urique, mientras que Creel cuenta con el Lago de Arareco de gran atractivo turístico.

El Ferrocarril Chihuahua al Pacífico atraviesa este municipio, encontrándose aquí buena parte de los paisajes de mayor belleza y los túneles más largos de los 86 que conforman este recorrido.

Cuenta con una población de 28 766 habitantes de los cuales el 30.53% es indígena de la etnia tarahumara.

El grado de marginación y rezago social es considerado por el INEGI como Alto con 197 de las 510 localidades que lo conforman como de Muy alta marginación y Muy alto rezago social. Ubicado por este organismo en el lugar 13 de marginación entre los 67 municipios del estado.

Por Carlos Coria Rivas (Excélsior) – 17 enero 2012 – Nota completa 

Archivado en:Inicio » Hepatitis A (HAV) » El Pueblo Tarahumara enfrenta brote de hepatitis A

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.