Remedios para el reflujo gástrico podrían dañar severamente al hígado

Remedios para el reflujo gástrico como los conocidos inhibidores de la bomba de protones ( omeoprazol), podrían dañar severamente al hígado.

Si bien la enfermedad conocida como reflujo gástrico , podría mejorar con cambios en hábitos alimenticios,cada vez es más común que los médicos receten un tipo de medicamento que suprime la producción de ácido estomacal, a los cuales se les conoce como inhibidores de la bomba de protones ( IBP)

De hecho, los IBP son uno de los medicamentos recetados más comúnmente en el mundo: hasta el 15 por ciento de la población mundial tienen indicado los IBP.

Ahora, la investigación de la Universidad de California en San Diego ( UCSD) sugiere que estas drogas populares pueden estar provocando un aumento dramático en la enfermedad hepática crónica.

Se sabía que,

dibujo del reflujo gástrico

Investigaciones anteriores habían sugerido un posible vínculo entre la enfermedad hepática y los IBP: en comparación con la población general, las personas con enfermedad hepática tienen muchas más probabilidades de tomar IBP.

Casi un tercio de las personas con daño hepático no relacionado con el alcohol están tomando las drogas, y tres de cada cuatro de las personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol usan regularmente IBP.

En investigaciones anteriores, los investigadores de la UCSD habían descubierto que la producción aplastante de ácido estomacal podría alterar las poblaciones de bacterias en el intestino, y que algunas de esas bacterias, particularmente Enterococcus, podrían dañar el hígado.

Sin embargo, nadie había conectado realmente los puntos entre el uso de IBP y el daño hepático.

Investigación

Para probar su teoría, los investigadores bloquearon la producción de ácido estomacal en ratones mediante ingeniería genética o con un IBP. Después de analizar las muestras de heces de los ratones, los investigadores encontraron una proliferación de la bacteria Enterococcus. Además, los investigadores pudieron establecer que el crecimiento excesivo de bacterias claramente condujo a enfermedades y lesiones hepáticas .

Aunque el nuevo estudio, publicado en la revista Nature Communications, sugiere un vínculo, se necesitan estudios en humanos para confirmar la conexión entre los IBP y la enfermedad hepática, dice el autor principal Bernd Schnabl, profesor asociado de gastroenterología en la Escuela de San Diego de la Universidad de Medicina de California.

Mientras tanto, los datos iniciales al menos deberían hacer que las personas piensen en reducir el uso de IBP en los casos en que no sean una necesidad. Una cosa está clara: mezclar el consumo de alcohol y los IBP es imprudente, dicen los investigadores.

Existen alternativas económicas y fácilmente disponibles a los IBP, aunque estas también afectan el microbioma intestinal en menor grado. La opción más segura para cualquier paciente con ERGE es probar métodos no farmacológicos, como perder peso y reducir la ingesta de alcohol, cafeína y alimentos grasos y picantes.

Edición: Hepatitis 2000
Fuente: Sara Rada Mundo diario

Archivado en:

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Deja tu comentario