El COVID 19 puede afectar la función hepática

Investigan el daño en el hígado que puede ocasionar el COVID 19

Investigan el daño en el hígado que puede ocasionar el COVID 19 y advierten que los pacientes con afecciones hepáticas preexistentes podrían ser más susceptibles al SARS-CoV-2

Hasta el 54% de los pacientes con COVID-19 desarrollan anormalidades en las enzimas hepáticas durante la progresión de la enfermedad, según una revisión publicada en la revista cientifica the Lancet

El Dr. Fu-Sheng Wang y sus colegas del Centro Nacional de Investigación Clínica para Enfermedades Infecciosas, Beijing, China, utilizaron datos de siete estudios de caso y del Quinto Centro Médico del Hospital General de PLS, Beijing, China para evaluar cómo se ve afectado el hígado en COVID. 19)

Estudio de datos

Se notificó insuficiencia hepática en hasta el 60% de los pacientes con Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y en pacientes infectados con el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente, que comparten similitud de secuencia del genoma con el coronavirus SARS 2 (SARS-CoV-2), que es responsable de COVID-19.

En general, 2-11% de los pacientes con COVID-19 tenían anormalidades hepáticas, y 14-53% de los casos de COVID-19 tenían niveles anormales de alanina aminotransferasa y aspartato aminotransferasa durante la progresión de la enfermedad.

Los pacientes con COVID-19 grave parecían tener tasas más altas de disfunción hepática, y los pacientes sintomáticos tenían más probabilidades de tener enzimas hepáticas elevadas en comparación con los pacientes con enfermedad subclínica, según el informe en línea en The Lancet Gastroenterology and Hepatology.

La gamma-glutamil transferasa, un biomarcador de diagnóstico para la lesión de colangiocitos, se elevó en el 54% de los pacientes con COVID-19 hospitalizados en el Fifth Medical Center, mientras que solo un paciente (1.8%) tenía niveles elevados de fosfatasa alcalina.

Los pacientes que tenían un diagnóstico de COVID-19 confirmado por tomografía computarizada mientras estaban en la fase subclínica (es decir, antes del inicio de los síntomas) tuvieron una incidencia significativamente menor de anormalidad de AST que los pacientes diagnosticados después del inicio de los síntomas. Por lo tanto, la lesión hepática es más frecuente en casos severos que en casos leves de COVID-19

El daño hepático en pacientes con infecciones por coronavirus puede ser causado directamente por la infección viral de las células hepáticas.

Aproximadamente del 2 al 10% de los pacientes con COVID-19 presentan diarrea y se ha detectado ARN del SARS-CoV-2 en muestras de heces y sangre.Esta evidencia implica la posibilidad de exposición viral en el hígado.

SARS COV , SARS Cov 2 y enzimas hepáticas

Tanto el SARS-CoV-2 como el SARS-CoV se unen al receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) para ingresar a la célula objetivo,donde el virus se replica y posteriormente infecta otras células en el tracto respiratorio superior y el tejido pulmonar.

Los pacientes comienzan a tener síntomas y manifestaciones clínicas. Los estudios patológicos en pacientes con SARS confirmaron la presencia del virus en el tejido hepático, aunque el título viral fue relativamente bajo porque no se observaron inclusiones virales

El daño hepático en casos leves de COVID-19 a menudo es transitorio y puede volver a la normalidad sin ningún tratamiento especial.

Sin embargo, cuando se produce un daño hepático grave, generalmente se han administrado medicamentos de protección hepática a dichos pacientes en nuestra unidad.

Se necesitan más estudios del comportamiento del COVID 19 y el daño hepático

La enfermedad hepática crónica representa una importante carga de enfermedad a nivel mundial.

Las enfermedades hepáticas, incluidas la hepatitis viral crónica, la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la enfermedad hepática relacionada con el alcohol, afectan a aproximadamente 300 millones de personas en China. Dada esta alta carga, debe evaluarse meticulosamente cómo las diferentes condiciones hepáticas subyacentes influyen en la lesión hepática en pacientes con COVID-19.

Sin embargo, la causa exacta de las afecciones hepáticas preexistentes no se ha descrito en los estudios de caso de COVID-19 y no se ha estudiado la interacción entre la enfermedad hepática existente y COVID-19.

La disfunción inmune, incluida la linfopenia, la disminución de los niveles de células T CD4 + y los niveles anormales de citocinas (incluida la tormenta de citoquinas), es una característica común en los casos de COVID-19 y podría ser un factor crítico asociado con la gravedad y mortalidad de la enfermedad.

Para los pacientes con hepatitis B crónica en fases inmunotolerantes o con supresión viral bajo tratamiento a largo plazo con análogos de nucleos (t) ide, la evidencia de lesión hepática persistente y replicación viral activa después de la coinfección con SARS-CoV-2 debe investigarse más a fondo .

En pacientes con COVID-19 con hepatitis autoinmune, los efectos de la administración de glucocorticoides en el pronóstico de la enfermedad no están claros.

Dada la expresión del receptor ACE2 en los colangiocitos, si la infección con SARS-CoV-2 agrava la colestasis en pacientes con colangitis biliar primaria, o conduce a un aumento de la fosfatasa alcalina y la GGT, también debe controlarse.

Además, los pacientes con COVID-19 con cirrosis hepática o cáncer de hígado podrían ser más susceptibles a la infección por SARS-CoV-2 debido a su estado inmunocomprometido sistémico.

Teniendo en cuenta su estado inmunocomprometido, se necesita una vigilancia más intensiva o enfoques terapéuticos personalizados para pacientes graves con COVID-19 con afecciones preexistentes, como enfermedad hepática avanzada, especialmente en pacientes mayores con otras comorbilidades

«Combinando esta evidencia, los pacientes con afecciones hepáticas preexistentes podrían ser más susceptibles al SARS-CoV-2».

«Los pacientes con disfunciones hepáticas preexistentes deberían ser monitoreados más cuidadosamente y recibir medicamentos protectores del hígado cuando sea necesario», dijo el Dr. Cao.

«Para los pacientes con daño hepático grave, se recomienda el sistema de purificación de sangre del hígado artificial. Este sistema es capaz de eliminar mediadores inflamatorios y bloquear la tormenta de citoquinas que son potencialmente peligrosas para el hígado y otros órganos, y al mismo tiempo equilibra el nivel de electrolitos y ácido-base del cuerpo líquido. Este sistema ha demostrado previamente una eficacia terapéutica mejorada para el tratamiento de pacientes con SRAS «.

Ref: Liver injury in COVID-19: management and challenges

Edición: Hepatitis 2000
Fuente:Medscape

Archivado en:

Etiquetas:


Comentarios (2)

Danos tu opinion

  1. ELINA dice:

    Buenos días. Hace 1 año fui diagnosticada con VHC, y entré en tratamiento varios meses después, puramente por razones burocráticas, pues la obra social se demoró mucho en la autorización de los análisis y estudios específicos para evaluar el daño, y la carga viral. Fui medicada con SOFOSBUVIR, y DACLASTASVIR, simultáneos, durante 12 semanas, ciclo que completé, y por prescripción del hepatólogo, se estableció un período de suspensión de tres meses, que cumplo desde el 14 de febrero de 2020. Mi pregunta es: Corro más riesgos si me contagio de COVID19? O por el contrario, estoy en mejores condiciones que antes del diagnóstico? tb sufro de artritis reumatoide, pero no hago tratamiento alguno, apenas algun paracetamol.No tengo ninguna otra patología, ni diabetes, ni soy enferma de los bronquios. gracias de antemano.

    • Hola Elina, según las últimas publicaciones de las sociedades científicas especialistas en enfermedades del hígado. Solo indican con mayor riesgo a las personas con daño severo en el hígado, fibrosis 4, cirrosis, pre trasplante…. De todas formas y dado que aún sigue en investigación el COVID 19, te sugerimos que como todos debemos cumplir el aislamiento social y todas las medidas de higiene específicas. Un abrazo y esperemos que todo esto pase pronto.

Deja tu comentario