Un paso trascendental en el futuro tratamiento del cáncer de hígado

El cáncer hepático es uno de los tumores más prevalentes en todo el mundo. En general su aparición tiene lugar en pacientes infectados por el virus de la hepatitis B o hepatitis C. En casi todos los casos el cáncer asienta en los pacientes que ya han desarrollado cirrosis hepática.

Aunque recientemente se ha asistido a un gran progreso en el diagnóstico precoz, todavía no existe un tratamiento eficaz. En la actualidad los pacientes suelen ser sometidos a resección del tumor cuando el tamaño es pequeño y cuando todavía no hay un gran deterioro de la función hepática y con un grado de hipertensión portal muy moderado.

En general, la resección quirúrgica se indica antes del trasplante hepático por que se considera que a corto plazo es un procedimiento más beneficioso para estos pacientes. Este tratamiento implica una supervivencia del 50% a los cinco años de seguimiento, aunque el riesgo de que aparezca una recurrencia del tumor es del 70%. Hay pacientes en los que la recurrencia tumoral es muy breve (semanas o unos pocos meses), mientras que en otros es mucho más tardía (dos o tres años).

Hasta el momento presente no se conocían los mecanismos que determinaban esta diferente evolución. Por este motivo se diseñó un estudio multicéntrico en el que participaron instituciones acreditadas de EEUU, Europa y Japón. En este estudio se incluyeron muestras de tejido hepático de 307 pacientes con cáncer de hígado que fueron sometidos a resección quirúrgica y seguidos clínicamente durante un tiempo prolongado. Los resultados obtenidos mediante técnicas de genómica (microarrays) fueron de sumo interés ya que se pudieron identificar la sobreexpresión de 20 genes en la porción de tejido hepático no tumoral que indicaban un buen pronóstico y otros 20 genes que indicaban el riesgo de desarrollar muy rápidamente una recidiva tumoral.

Estos datos, si se confirman por otros estudios, pueden tener, a mi juicio, una gran trascendencia terapéutica ya que en los casos en los que se detecten los 20 genes que permiten predecir un mal pronóstico la indicación de trasplante hepático pasaría a ser el tratamiento de elección en lugar del de resección hepática. Estos resultados serían todavía más relevantes desde un punto de vista clínico si se pudiese obtener la misma información mediante la realización de una biopsia hepática.

Estos resultados confirman una vez más que la incorporación de la genómica en la actividad clínica asistencial puede ser, en un futuro muy próximo, altamente beneficiosa para los ciudadanos. Creo que una vez más podemos asegurar que hemos entrado ya en la medicina predictiva y que las decisiones clínico-asistenciales que se tomen en un futuro no muy lejano estarán basadas en una medicina mucho más científica y por tanto más segura para los pacientes.

*Joan Rodés es director del Instituto de Investigación Sanitaria de Barcelona.

El Mundo, noviembre de 2008. Leer la nota completa

Archivado en:Inicio » Cáncer de hígado, hepatocarcinoma » Un paso trascendental en el futuro tratamiento del cáncer de hígado


Comentarios (1)

Danos tu opinion

  1. CLENIA dice:

    Gracias por la informacion que me mandan,es el unico lugar donde recibo informacon de esta patologia solitaria,ya que muy pocos son a los que les importa (aparentemente)perdon si me equivoco.soy de argentina y mi medico hepatologo solo quiere tratarme con interferon,dos veces lo intente y casi me muero,peor el remedio que la enfermedad en mi caso. abrazos y gracias por estar en contacto.