La vida sexual y la Hepatitis C

“Shhh…. de esto tampoco se habla”

sexualidad-cancer-pareja (4)La sexualidad forma parte de la vida de todos los seres humanos. Momentos de encuentro con el otro, ese que es elegido para compartir un momento de intimidad. La OMS, define a la sexualidad como “un aspecto central del ser humano presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los papeles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. La sexualidad se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos y creencias, actitudes, valores, conductas prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir estas dimensiones, no obstante no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos y espirituales”.

Este artículo no tiene como objetivo describir estadísticas o tratamientos posibles en relación a las disfunciones sexuales en las personas diagnosticadas con Hepatitis C pero sí, reflexionar y poner en palabras que las mismas se pueden presentar tanto en personas en tratamiento o sin este, e impacta de manera desbordante en la calidad de vida de las mismas.

¿Por qué es importante hablar de esto?. Porque a las personas les sucede. Muchas veces, suelen temer contagiar a sus parejas, inhibiéndose y aislándose en forma paulatina; porque podría ser un efecto adverso del tratamiento (antirretrovirales ARV/ algunos medicamentos psiquiátricos); porque produce afección en la auto-estima de las personas y porque muchas veces las parejas comienzan a sentirse abandonadas e incluso engañadas cuando se trata de una situación que puede suceder, esto quiere decir: esperable y normal.

La siguiente situación, dada en una sesión grupal, en la que participé como coordinadora: luego de que cada persona comentara cómo había sido una semana más de tratamiento, o como algunos preferían describirla, una semana menos sin interferón, decido preguntar cómo andaban sus vidas amorosas, más específicamente sus vidas sexuales. Luego, de sonrisas cómplices y silencios incómodos uno de los hombres ahí presentes expreso “¿Qué es eso?, yo no tengo sexo hace meses. No tengo fuerza para ir al trabajo, imagínense!!”. Acompañado de un tono risueño permitió que todos los hombres presentes perdieran su vergüenza y comenzaran a hablar. Todos, habían perdido o sentían que había disminuido su deseo sexual. Algunos hablaban desde la vergüenza, otros desde la culpa de no poder satisfacer a su pareja y otros desde la angustia de sentirse impotentes. Por este motivo, es importante saber que esto sucede. En una sociedad machista, donde el hombre sigue siendo en el “imaginario social” el proveedor de todo: dinero, bienestar, placer, etc. las disfunciones sexuales no son fáciles de expresar, ni aún a los médicos.

Entonces, si esto te sucede: hablalo con tu médico tratante y fundamentalmente con tu pareja. Estar informado permite contar con herramientas para saber cómo enfrentar aquellas situaciones que puedan ir aconteciendo a lo largo de la vida, más allá de los tratamientos. Si tu pareja está distante, irascible, irritante, sin deseo de acariciarte o tener sexo, como en otros momentos, no te asustes ni angusties, hablalo. Los cambios en la vida anímica y sexual no son selectivos de género.

Con tratamiento, sea doble o triple terapia, o sin tratamiento, la pérdida o disminución del deseo sexual no es algo que carezca de importancia, todo lo contrario. Afecta a la autoestima de las personas y esto va generando progresivamente conductas como la retracción, el aislamiento, crisis de angustia, etc que podrían haberse prevenido o por lo menos tenido en cuenta.
Por: Lic. Carolina C. Meijón*, junio de 2015, para Fundación HCV Sin Fronteras.

*La Licenciada en Psicología Carolina Meijón, participa del equipo asesor de la Fundación HCV Sin Fronteras y colabora en diferentes proyectos y actividades, también es ex coordinadora del “Grupo de pacientes con Hepatitis C” del Hospital de Clínicas de la Ciudad de Buenos Aires.

Archivado en:Inicio » Grupos de Autoayuda en Argentina » Aspectos emocionales, psicología, médico paciente » La vida sexual y la Hepatitis C

Etiquetas:


Comentarios (2)

Danos tu opinion

  1. candida dice:

    El diagnóstico De la coinfeccion desvastaron mi vida sexual y el tar con interferon y ribavirina hizo que me preguntará donde está mi libido. Nunca más y han pasado 10años he vuelto a sentir la plenitud sexual,como lo echo de menos, soy mujer diagnosticada en 2005 en buenos aires y retornada a España lugar donde nací. No,no tengo las necesidades básicas cubiertas,mi vida sexual no tengo donde tratarla aquí no puedo darme el lujo de hacer una terapia y la Ss en fin hacen lo mejor que pueden nuestros profesionales sanitarios.gracias por la nota y el espacio paradejar mi experiencia.

  2. graciela dice:

    Qué pasa con aquellas personas q negativisamos el virus de la hepatitis C . Debemos seguir cuidandonos para no contagiar?