La Organización Mundial de la Salud alerta por 130 millones de enfermos de hepatitis C

La Organización Mundial de la Salud (OMS), alerta hoy 12 de julio por el creciente aumento a nivel global de la hepatitis C, donde las cifras de casos en el mundo suben a 130 millones de personas, con un total de 350 mil personas con riesgo de morir por tal enfermedad.

Basado en un informe publicado en junio la OMS , destacó hoy, que el 28 de julio será el día que la organización se encargará de sensibilizar a la opinión. Día Mundial de la Hepatitis.

La hepatitis C es una enfermedad contagiosa del hígado que resulta de la infección con hepatitis C (VHC).
Puede variar en severidad de una enfermedad leve que dura unas pocas semanas a una enfermedad grave, de toda la vida.
El VHC se transmite cuando la sangre por lo general de una persona infectada con el virus se introduce en el cuerpo de alguien que no está infectada.  El VHC es uno de los virus más comunes que infectan el hígado.
Acerca de 130-170 millón personas están infectadas crónicamente con el virus de la hepatitis C, y más de 350 000 personas mueren de enfermedades del hígado la hepatitis C-relacionadas cada año.

La infección por el VHC es curable con antivirales más eficaces.

A pesar de las investigaciones en curso, actualmente no hay vacuna para prevenir el virus de la hepatitis C.

Tipos de Hepatitis, según Organización Mundial de la Salud 
La hepatitis es una inflamación del hígado, causada comúnmente por una infección viral. Hay cinco virus de la hepatitis principales, denominados tipos A, B, C, D y E.
Estos cinco tipos son de gran preocupación debido a la carga de enfermedad y muerte que causa y la posibilidad de brotes y la propagación de la epidemia. En particular, los tipos B y C conducen a la enfermedad crónica en los cientos de millones de personas y, en conjunto, son la causa más común de cirrosis hepática y el cáncer.

La hepatitis A y E, suelen estar causados “‹“‹por la ingestión de alimentos o agua contaminados.
La hepatitis B, C y D por lo general se producen como resultado del contacto parenteral con fluidos corporales infectados. Los modos de transmisión de estos virus incluyen la recepción de productos contaminados con sangre o hemoderivados, procedimientos médicos invasivos con equipos contaminados y transmisión de la hepatitis B de la madre al bebé durante el parto, de miembro de la familia con el niño, y también por contacto sexual.
La infección aguda puede presentarse con síntomas limitados o no, o puede incluir síntomas como ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga extrema, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Hepatitis B
La hepatitis B es una infección hepática potencialmente mortal causada por el virus de la hepatitis B.
Se trata de un importante problema de salud global y el tipo más grave de hepatitis vírica. Puede causar enfermedad hepática crónica y conlleva un alto riesgo de muerte por cirrosis hepática y cáncer hepático.
A nivel mundial, se estima que dos millones de personas han sido infectadas con el virus de la hepatitis B (VHB), y más de 350 millones con infección hepática crónica (largo plazo).
Una vacuna contra la hepatitis B ha estado disponible desde 1982.
Vacuna contra la hepatitis B es 95% efectiva en la prevención de la infección por VHB y sus consecuencias crónicas, y es la primera vacuna contra un cáncer en seres humanos más importantes.

Hepatitis A
Es una infección del hígado causada por el virus de hepatitis A (VHA). La OMS explica que el virus se disemina cuando una persona no infectada (o no vacunados) come o bebe algo contaminado por las heces de una persona infectada HAV: esto se conoce como transmisión fecal-oral.
La enfermedad está estrechamente relacionada con el saneamiento inadecuado y una higiene personal deficiente. A diferencia de la hepatitis B y C, la hepatitis A no causa enfermedad hepática crónica y rara vez es mortal, pero puede causar síntomas debilitantes.
La hepatitis A se presenta esporádicamente y en epidemias en todo el mundo, con una tendencia a las reapariciones cíclicas. A nivel mundial, las infecciones por VHA se estima que 1,4 millones de casos anuales. Epidemias asociadas a alimentos o agua contaminados pueden aparecer de forma explosiva, como una epidemia en Shanghai en 1988 que afectó a unas 300.000 personas.
La enfermedad puede tener consecuencias económicas y sociales en las comunidades. Puede tomar semanas o meses en recuperarse de la enfermedad para volver al trabajo, la escuela o la vida cotidiana. El impacto en los establecimientos de comidas con el virus, y la productividad local

Por Anastasia Gubin – La Gran Epoca – julio 2011 – nota completa 

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » La Organización Mundial de la Salud alerta por 130 millones de enfermos de hepatitis C

Etiquetas:


RSSComentarios (1)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.