El 55% de las personas VIH positivas están coinfectados de hepatitis C

La combinación virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)-hepatitis supone un impacto muy importante desde el punto de vista sanitario y estadístico en nuestro país, ya que el 55 por ciento de los pacientes VIH presentan dicha coinfección. En este contexto, las líneas de mejora en su abordaje representan un tema de vital importancia para los especialistas españoles, según se puso de manifiesto en el VIII Congreso de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de la Comunidad Valenciana (Seicv), celebrado en Valencia. Concha Amador, presidenta de la Seicv, ha matizado que “este porcentaje tan elevado se debe a la suma de muchos casos de épocas anteriores debidos al consumo de drogas por vía parenteral, que es una vía de transmisión común. Afortunadamente, como en la actualidad se ha reducido mucho el consumo de drogas intravenosas, no se dan tantos casos nuevos de coinfección“. Respecto al abordaje de estos pacientes, Amador ha señalado que “indudablemente se debe tratar el VIH, pero también la hepatitis“, remarcando que, “si no se hace así, la coinfección por el virus de la hepatitis irá a peor y, además, existe mucho más riesgo de desarrollar una enfermedad hepática crónica, una cirrosis o un carcinoma hepático“.

Según Amador, el tratamiento estándar es el mismo que se suministra a los no coinfectados -interferón pegilado más ribavirina-, “pero su abordaje presenta una complicación extra respecto a los infectados sólo con hepatitis C: al estar tratando otra enfermedad infecciosa con otros fármacos, hay que manejar las posibles interacciones y efectos secundarios“. La especialista ha señalado que “los resultados son similares o un poquito peores que en la población en general“. Enrique Ortega, presidente del comité científico del congreso y jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Consorcio Hospital General de Valencia, ha coincidido en que “el mejor favor que le podemos hacer a un paciente coinfectado es darle tratamiento antirretroviral, ya que uno de los virus tiene que estar suprimido. La evolución de la fibrosis se va a producir cuando la carga viral del VIH sea mayor y los CD4, menores. Pero en el momento en que se estabilizan y suben los CD4 y la carga del VIH baja, ya estamos haciendo algo para la hepatitis C“. En este sentido, ha apuntado que “con el tratamiento de interferón pegilado más ribavirina, un 30 por ciento de los pacientes con hepatitis C se curan“.

Amador y Ortega han remarcado que en un horizonte relativamente próximo se vislumbran unos fármacos nuevos que van a mejorar mucho estos resultados: los inhibidores de la proteasa NS3. “Fármacos como telaprevir o boceprevir han sido probados en ensayos clínicos cerrados en monoinfectados y estamos a la espera de que nos demuestren su eficacia con coinfectados. En principio, los resultados no tienen que ser diferentes o, como mucho, un poco inferiores“, ha apuntado Ortega. “Una de las reivindicaciones de los profesionales de infecciosas es que no se tarde tanto en hacer los ensayos clínicos de nuevos tratamientos en coinfectados, sino que se hagan casi al mismo tiempo que en los monoinfectados. Sin embargo, las tendencias de la FDA y los laboratorios norteamericanos es probar la eficacia en pacientes con hepatitis C y después en coinfectados“.

LAS ENFERMEDADES EMERGENTES NO TIENEN QUE ALARMAR

Respecto a las enfermedades emergentes, mayoritariamente importadas, Enrique Ortega ha señalado que en la actualidad no representan “ninguna alarma ni impacto para el sistema sanitario“. España cuenta con unidades de referencia para este tipo de enfermedades, las cuales permiten brindar formación y conocimientos del diagnóstico y los tratamientos. “Sus sistemas de alarma y los de los servicios de Epidemiología no han saltado porque no se están dando más casos de patología importada o de presencia de vectores de transmisión. Podemos especular con que el cambio climático pudiera convertirnos en una zona subtropical y algunas de las enfermedades que se dan en esas zonas pudieran propagarse aquí de forma autóctona“. Asimismo, ha alertado sobre la necesidad de incidir en otros tipos de población. “El 60 por ciento de los casos de malaria que diagnosticamos se dan en personas de origen africano y que viven en España desde hace 3-5 años. Cuando tienen más recursos económicos, van a su país y vuelven enfermos“.

Tu y Tu Salud – de Diario Médico – Link

Archivado en:Inicio » Coinfección HIV Sida y Hepatitis » El 55% de las personas VIH positivas están coinfectados de hepatitis C

Etiquetas:


Comentarios (2)

Danos tu opinion

  1. juan dice:

    hola, tengo coinfeccion desde 1985, el año pasado hice el tratamiento anti hep. c con interferon y ribavirina pero fracasó porque repicó la carga viral al año de tratamiento, sin contar que tuve mil efectos secundarios negativos que hicieron insoportable continuarlo, la consulta es porque a posteriori pasé de una carga viral para hiv no detectable a una de 264, ¿esto se puede revertir o ya es imposible?gracias.