Venta de órganos por internet, caso en España

El sistema español de trasplantes de órganos, basado en la donación altruista, es un modelo para muchos países, lo que no ha evitado los intentos de vender riñones a través de la Red.

En 2008, España revalidó, por 17 año consecutivo, su título de líder mundial en donación y trasplante de órganos: se hicieron 3.945 trasplantes (un 3% más que en 2007) a partir de 1.577 donantes (con un aumento del 1,7% respecto al año anterior).

Además, también creció la donación de vivos y alcanzó el 7% de los donantes de riñón. Pero al margen de esta impecable actividad, ya están surgiendo en España intentos de venta de órganos a través de Internet, una práctica que es habitual en algunos países como Pakistán, China, Turquía, Colombia…

La alarma la ha dado la Fiscalía de Sevilla, que ha abierto una investigación después de conocer el anuncio en la Red de un vecino de esta provincia que vende uno de sus riñones por 100.000 euros (un precio muy superior al habitual en el mercado negro).

Ayer, el Ministerio de Sanidad y Política Social difundió un comunicado en el que recuerda que la legislación española prohíbe los anuncios sobre estas prácticas: «Se prohíbe hacer cualquier publicidad sobre la necesidad de un órgano o tejido o sobre sus disponibilidad, ofreciendo o buscando algún tipo de gratificación o remuneración», indica el Real Decreto 2079/99 que regula la donación de órganos. La Organización Nacional de Trasplante (ONT) recuerda que cuando se detecta uno de estos anuncios, el procedimiento es la denuncia inmediata ante la Unidad de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil.

Precios de saldo
Pero las necesidades económicas pueden llevar a situaciones límite, como es la de vender un órgano, una solución que conocen bien en los países en desarrollo. Según el coordinador nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz, los vendedores son personas con escasos recursos económicos, que «reciben una media de de 500 a mil dólares por uno de sus riñones», un precio que puede caer, en los países más pobres, hasta los cien dólares. El comprador pagará hasta 100.000 dólares por ese riñón.

En los últimos años, el negocio de órganos ha encontrado un excelente comercial en Internet, que se ha convertido en un escaparate de compraventa donde es relativamente fácil encontrar la mercancía buscada a un precio asequible, o a cambio de trabajo. «Es un retroceso dentro de la evolución de la Humanidad. Es terrible autorizar que los que tengan dinero puedan quitar un riñón a los pobres», afirma Matesanz.

Los reparos del coordinador nacional contrastan con el criterio de otros expertos, como el cirujano Arthur Matas, de la Universidad de Minnesota, que llegó a proponer la creación de un mercado legal de riñones procedente de donantes vivos, ya que «aumentaría la fuente de estos órganos y mejoraría la calidad de vida del donante», según The Wall Street Journal. La posición de este médico es comprensible si se tiene en cuenta que «les estoy diciendo a mis pacientes que tendrán que esperar hasta seis años para poder ser trasplantados».

Buenos clientes
El caso de Israel es peculiar porque las creencias religiosas impiden la donación a la mayor parte de los ciudadanos, pero no impiden que el sistema sanitario reembolse los gastos de los ciudadanos que han recibido un trasplante en otro país. Según Matesanz, «hasta que estalló la primera Guerra del Golfo, en 1991, los israelíes iban a Irak a trasplantarse, pero ahora van a Estambul, El Cairo y Filipinas».

La fama de buen cliente de Israel es conocida en los círculos mercantiles del trasplante y en algunos países, como Colombia, hay clínicas que ofrecen a los ciudadanos israelíes cualquier órgano procedente de cadáver (riñón, hígado, pulmones y corazón) priorizando a estos enfermos frente a los propios colombianos. Las autoridades no pueden impedir esta actividad, ya que los jueces tienen la última palabra y éstos suelen argumentar que por encima de todo prevalece el derecho del paciente a ser trasplantado.

Más rápido aún que la venta de órganos es el turismo de trasplantes, que comenzó en India a finales de la década de 1980, y el que Pakistán se ha convertido en líder mundial, seguido de Filipinas, un país al que recurre Japón.

China, potencia mundial
China también es una potencia mundial en el tráfico de órganos, y es conocida su experiencia en ofertar los órganos extraídos a los ejecutados. Stephen Wigmore, del comité de ética de la Sociedad Británica de Trasplantes, afirma que algunos prisioneros son seleccionados antes de la ejecución para verificar que sus órganos sean compatibles con los del potencial receptor, y hasta hay hospitales chinos que dan un plazo de dos semanas para obtener un hígado.

David Kilgour, ex secretario de Estado de Canadá para la región Asia Pacífico, impulsó una investigación independiente sobre denuncias de extracciones masivas de órganos en China, un informe avalado por el Gobierno canadiense. Según el documento, que salió a la luz hace poco más de dos años, el banco vivo de los órganos son los más de medio millón de seguidores de la corriente espiritual Falun Gong presos en las cárceles chinas. «Desde 1999, miles de estos prisioneros han sido asesinados después de extraerles sus órganos vitales».

Kilgour afirma que en estos años, 50.000 seguidores de Falun Gong han sido asesinados y 800.000 recluidos en 36 campos de exterminio. «Cuando esas personas son detenidas, lo primero que se les hace es un examen médico para conocer sus características». La ONU y la OMS ya han emprendido acciones para eliminar estas prácticas.

El mercado
– Un riñón se vende en el mercado negro por 500 o mil dólares. El comprador pagará por ese órgano hasta 100.000 dólares.

– Algunos médicos de Estados Unidos defienden
la creación de un mercado legal de riñones procedentes de donantes vivos para garantizar la seguridad.

– Las creencias religiosas impiden a los israelíes donar órganos, pero el sistema sanitario paga los gastos de los ciudadanos que son trasplantados en otros países.

– Algunas clínicas de Colombia priorizan a los clientes de Israel frente a las necesidades de los propios pacientes colombianos. Los jueces dictaminan la prioridad del trasplante.

– El turismo de trasplantes comenzó en India a finales de la década de 1980, pero ha sido desplazado por otros países.

– China es una de las mayores potencias en la venta de órganos,que proceden en su mayoría de los presos ejecutados.

Expanción – por A. Gómez – 21 de abril de 2009 – Nota completa

Archivado en:Inicio » Trasplante de hígado, donación de hígado » Venta de órganos por internet, caso en España


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.