Vacunación y correcta higiene para evitar el contagio de hepatitis

*Infobae, Argentina – Anualmente se registran aproximadamente 1.5 millones de casos de hepatitis A en el mundo y América Latina es una de las regiones más afectadas. En el Día Mundial de la enfermedad, sepa cómo prevenirla

La hepatitis es una enfermedad que afecta el hígado generando daño hepático e insuficiencia funcional. El virus de la hepatitis A es el agente etiológico más frecuente de hepatitis infecciosa en la Argentina.

La hepatitis A (HAV) es más común en los niños. El contagio de la HAV se produce principalmente al ingerir líquidos y alimentos contaminados con heces (materia fecal), especialmente en el ciclo: ano-mano-boca, a través de las manos sucias y objetos inanimados contaminados con este virus. Luego de infectar el hígado, el virus pasa a la sangre e intestinos.

Actualmente, el esquema de prevención de HAV incluye dos dosis de vacuna con un intervalo de seis meses. La primera aplicación debe ser indicada al año de edad y está incluida dentro del calendario oficial. Una sola dosis genera una respuesta inmune protectiva entre 91,6 -96.8% a los 14 días de aplicada la dosis inicial de la vacuna. La segunda dosis actúa fundamentalmente como refuerzo por lo que permite alcanzar virtualmente un 100% de respuesta inmune y persistencia de anticuerpos en el tiempo. Esta segunda dosis de refuerzo aún no se encuentra integrada al calendario nacional de vacunación en nuestro país como ocurre en otros países del mundo con vacunación universal masiva contra esta enfermedad.

Completar el esquema de vacunación es una opción segura para reducir la incidencia de la enfermedad en la población. María Cristina Galoppo, hepatóloga pediatra directora médica del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, sostiene que “la primera dosis de la vacuna contra la HAV incorporada al calendario oficial posibilitó la disminución de los hepatitis fulminante y en consecuencia la indicación de transplante de hepático en niños. La necesidad de una segunda dosis reside en que produce memoria inmunológica a lo largo del tiempo, como lo indica la experiencia recogida en el mundo”.
En la Argentina se observó en el año 2004, 52.637 casos de HAV, descendiendo luego de la incorporación de la vacuna al calendario oficial, a 22.578 casos en el 2005.

El saneamiento, la higiene personal, el mejoramiento de los sistemas cloacales y la potabilización del agua reducen la probabilidad de contraer la enfermedad. De todos modos, aquellas personas que no han desarrollado anticuerpos contra el virus de la hepatitis A o que poseen un sistema inmune debilitado, corren el riesgo de contraer la enfermedad y sufrir consecuencias severas. Por tal motivo, se recomienda la vacunación en aquellos adultos y niños que no cuenten con los anticuerpos y así evitar riesgos mayores.

Cuidados para la prevención de hepatitis A

* Mantener un aseo constante y permanente aireación de la vivienda
* Lavar correctamente las frutas y verduras para el consumo
No dejar basura en el suelo o en espacios en los que pueda atraer insectos
* Guardar los alimentos en la heladera o en muebles cerrados
* Proceder de igual modo con la vajilla y utensilios de cocina
* Lavarse las manos con abundante agua corriente y jabón antes de comer y después de ir al baño
* No beber agua del pico de las canillas
* El baño debe higienizarse diariamente con agua clorada
* No utilizar los mismos elementos de limpieza del baño en la cocina

Qué es la Hepatitis
La hepatitis es una enfermedad que afecta el hígado generando daño hepático e insuficiencia funcional. La infección primaria del hígado conduce a una inflamación hepática y a la muerte de células hepáticas. Además de la hepatitis A existen otros tipos de virus de hepatitis, como B y C.

La Hepatitis B (HVB) es causada por el Hepadnavirus. El contagio se produce por el contacto con sangre o líquidos corporales de una persona infectada a través de las relaciones sexuales sin protección, compartiendo agujas o durante el parto.

Los síntomas son similares a los de la HAV, pero la Hepatitis B puede evolucionar a una forma crónica. Al igual que la HAV aquellas personas que no han desarrollado anticuerpos contra el virus de la hepatitis B o que poseen un sistema inmune debilitado, corren el riesgo de contraer la enfermedad y sufrir consecuencias severas. Por tal motivo, se recomienda la vacunación en aquellos adultos que no cuenten con los anticuerpos y así evitar riesgos mayores.

La Hepatitis C (HCV) se transmite por la sangre de personas infectadas con el virus. La infección por el HCV es cuatro veces más frecuente que la infección por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana).

Pocas personas son capaces de eliminar el virus de su sangre, lo cual es necesario para poder curarse. El 80% de los casos de HCV evoluciona a una hepatitis crónica, lo que se determina que la infección aguda no desaparece durante los primeros seis meses.

La HCV progresa gradualmente durante un período de 10 a 40 años. Se calcula que el 20% de los pacientes con hepatitis C crónica desarrollará cirrosis (que es una cicatrización del hígado debido a la muerte de sus células). De estos, el 25% (5% del total) puede desarrollar insuficiencia hepática.
Aún no existe una vacuna disponible para prevenir este tipo de hepatitis.

Cómo prevenir los tipos B y C

* Mantenga relaciones sexuales seguras (siempre utilice profilácticos)
* Si se realiza tatuajes o acupuntura, verifique que los instrumentos sean descartables y estériles
* Usa material estéril y descartable ante cualquier procedimiento en donde pueda haber sangre aunque sea una ínfima cantidad
* Nunca comparta máquinas de afeitar, agujas, cepillo dental, tijeras para uñas, paños para lavarse ni cualquier otro objeto que pueda estar en contacto con sangre

* Infobae – abril 2010 – Nota completa

Archivado en:Inicio » Varios » Ultimos titulares » Vacunación y correcta higiene para evitar el contagio de hepatitis

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.