Una niña tuvo que nacionalizarse argentina para recibir un trasplante hepático

Debía realizarse un trasplante hepático, que no se hace en el Paraguay. Actualmente hay 25 pacientes crónicos esperando dicha intervención. En el país se tienen 300.000 personas con cirrosis

0000532023Paraguay – Debido a una malformación congénita en el hígado, detectada a tan solo dos meses de edad en el 2011, la niña Taís debía someterse a un trasplante hepático para seguir viviendo, pero dicha operación no se hacía en el país. Por ello, su madre Patricia González viajó a Buenos Aires, Argentina, hasta el Hospital Pediátrico de Garrahan, en busca de una esperanza de vida para su pequeña.

La niña tuvo que nacionalizarse argentina para poder ingresar a la lista de espera para un trasplante hepático, el cual se concretó a los 9 meses de edad, un 24 de enero del 2012, tras un mes y medio de espera, relató con un nudo en la garganta su madre al tiempo de agregar que la cirugía fue gratuita.

La familia viaja cada seis meses al país vecino para los controles médicos y el retiro de los medicamentos antirrechazo. Actualmente, la niña de un año y 11 meses no tiene complicaciones y vive sanamente con su nuevo hígado desde hace más de un año.

El desarraigo, la lucha y la falta de apoyo del Estado paraguayo fueron la constante para Patricia durante el proceso de trasplante y recuperación de su pequeña.

Sin embargo, para otros pacientes crónicos de hígado la historia no es la misma. Un joven de 29 años de edad, oriundo de Caacupé, falleció hace dos meses tras una larga espera de 13 años, relató su hermana Ana Pistorius, quien pidió que el sistema de salud público inicie los trasplantes.

Un total de 25 pacientes crónicos ya integran la lista de espera para el trasplante hepático. Marcos Servín (54) sigue tratamiento en un sanatorio privado y alberga con esperanzas ingresar a la lista de espera para la intervención.

PRIMER TRASPLANTE – En el salón auditorio del Ministerio de Salud Pública (MSP) ayer se presentó el libro Protocolo de Trasplante Hepático, que prevé concretarse dentro de cinco meses en el Hospital Nacional de Itauguá.

Estimativamente, en el país hay 300.000 cirróticos y cada año aparecen 200 nuevos casos más. "La cirrosis hepática tiene que ser considerada como problema de salud pública por su frecuencia y por afectar a personas en plena edad productiva, con alta mortalidad y que, generalmente, se debe a infección alcohólica o personas que tuvieron hepatitis B y hepatitis C", explicó el doctor Víctor Ramírez, director del Hospital Nacional.

Añadió que actualmente, y sin considerar el subregistro, hay 25 pacientes en la lista de espera para las cirugías hepáticas en diferentes nosocomios, todos ellos con expectativas de vida menores a 3 años si no reciben un nuevo hígado.

El doctor Julio Ramírez, coordinador del Trasplante Hepático, señaló que se registran muchos casos de muertes de pacientes crónicos cirróticos en el país al no poder concretarse la intervención.

Estimó que hay 25.000 pacientes cirróticos, de los cuales el 10% necesita trasplante. Los pacientes en lista de espera no pasan los 50 años.

El virus de las hepatitis A, B, C, así como el consumo del alcohol, son las principales causas de la cirrosis, pero también las anomalías congénitas y virus.

El Comité de Trasplante Hepático del Hospital Nacional de Itauguá se encuentra trabajando hace un año y ya se están equipando las salas para las futuras cirugías.

Ultima Hora – 26 abril de 2013 – Nota completa

Archivado en:Inicio » Solidarios » Una niña tuvo que nacionalizarse argentina para recibir un trasplante hepático

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.