Un test barato y eficaz para detectar el virus de la hepatitis C

* La herramienta será especialmente útil para los países con menos recursos
* Sus creadores han dado con una nueva diana diagnóstica para este virus
* También sirve para evaluar si una terapia está funcionando o no

El Mundo – Cristina de Martos – 11 de febrero de 2009 – Link

MADRID.- En los últimos años, la incidencia de casos de hepatitis C ha descendido en los países ricos. Sin embargo, en zonas menos favorecidas los contagios por este virus siguen siendo un problema importante de salud pública y las transfusiones la principal vía de inoculación. A pesar de que existen pruebas para detectar su presencia en sangre, su coste es prohibitivo para muchos estados. Investigadores alemanes han desarrollado un nuevo test, de eficacia y sensibilidad similares a los anteriores, que puede ser la solución para el mundo en desarrollo debido a su bajo precio.

Los primeros compases de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) pasan a menudo desapercibidos. Por ese motivo las muestras de sangre que van a parar a los bancos de donación son sometidas a un test para identificar el patógeno. Esta prueba se basa en la detección de una zona del genoma de este microorganismo llamada 5′-NCR, que dada su elevada conservación (apenas ha cambiado a lo largo de la evolución) es común a los distintos genotipos y subtipos de VHC.

Pero la 5′-NCR causa numerosos problemas de modo que “dar con otra zona diana sería beneficioso”, señalan los autores. Estos centraron su atención en X-tail, una “región descubierta en 1995 y altamente conservada”, ha explicado a elmundo. es Jan Feliz Drexler, del Instituto de Virología de la Universidad de Bonn, Alemania.

Empleando la misma técnica que las pruebas utilizadas hoy en día, pero encaminada a detectar la presencia de X-tail en lugar de 5′-NCR, este investigador, junto con otros procedentes de diversos países, analizó 598 muestras sanguíneas e pacientes que estaban infectados con alguno de los seis genotipos existentes del VHC y se dieron cuenta de que X-tail “representa una diana mejor que el resto de regiones del genoma utilizadas en el diagnóstico de la hepatitis C”, señala Drexler.
Una prueba libre de patente

Las ventajas no terminan ahí. Esta prueba también sirve para cuantificar el virus en sangre, su concentración total. Este parámetro es clave para evaluar la eficacia de los tratamientos, “una forma de ahorrarles a muchos pacientes meses de caras terapias e indeseables efectos secundarios”, apunta este investigador.

Tras comprobar cómo su test era capaz de identificar con gran sensibilidad y eficacia todos los genotipos del virus y la cantidad de virus presente en cada muestra, decidieron hacer una prueba de campo en un centro de diagnóstico vinculado con el programa brasileño de tratamiento de VHC con resultados igualmente satisfactorios, según relatan en las páginas de ‘PLoS Medicine’. El coste de cada prueba, según los autores, fue de 8,7 dólares. Es decir, el 8,1% del coste actual de los demás tests.

“Es barato porque es sin ánimo de lucro y sólo tenemos en cuenta los gastos de los reactivos y los de patente. Sin estos últimos sería mucho más barato”, señala Drexler. De hecho, “cualquiera que quiera puede desarrollar una versión comercial –añade- porque nosotros no hemos patentado el ensayo […] Esto permitirá que la industria lo ponga a prueba a un coste muy bajo”.

Si Brasil, con un acuciante problema de contagios de VHC a través de transfusiones, decidiera poner en marcha su plan para analizar toda la sangre de los bancos en busca de este virus utilizando este nuevo test, el coste anual pasaría de 40 millones de dólares a tan sólo dos. Este importe, sin duda, permitiría que este programa, demandado mediante un decreto federal urgente en 2003 y desde entonces ‘paralizado’, echara a andar.

Investigadores financiados por la UE crean una prueba barata para la detección de la hepatitis C

Un equipo internacional de científicos ha creado una prueba de detección de la hepatitis C que es precisa y de coste asequible, lo cual constituye un importante adelanto de cara a controlar la propagación de este peligroso virus. El procedimiento se describe en la revista PLoS Medicine y en parte se debe al proyecto RiViGene («Inventario económico, marcadores forenses y evaluación de posibles dianas terapéuticas y para vacunas contra virus empleados en delitos biológicos y terrorismo»), que fue financiado mediante el área temática «Apoyo a las políticas» del Sexto Programa Marco (6PM) de la UE.

En el mundo hay alrededor de 170 millones de infectados por el virus de la hepatitis C (VHC), que provoca cirrosis hepática y cáncer de hígado. El virus suele propagarse por el contacto con sangre infectada, por ejemplo por transfusiones de sangre no analizada o el uso de instrumental médico que no se ha esterilizado adecuadamente. Cada año se producen entre tres y cuatro millones de infecciones nuevas. Los tratamientos no sólo son costosos, sino que en muchos casos también son ineficaces.

En los países ricos la sangre donada se somete a controles rutinarios de VHC con una prueba llamada RT-PCR, la cual se comercializa y sobre la que existe una patente. Con esta prueba se detectan incluso cantidades pequeñas del ácido ribonucleico (ARN) del VHC, el cual permite al virus reproducirse, y se comprueba la presencia de una parte del genoma del virus llamada 5′-NCR.
En cambio, en los países pobres el uso de esta prueba está completamente fuera del alcance de la mayoría de laboratorios. Cada prueba puede llegar a costar más de 100 dólares (77 euros), de los que 10 dólares corresponden a un canon de licencia. Además, la eficacia de la prueba depende de la cepa o genotipo del virus, que cambia de una región geográfica a otra.

Para frenar la expansión del VHC es esencial que en los países en vías de desarrollo se someta a controles rutinarios la sangre destinada a transfusiones, para lo cual es indispensable disponer de una prueba eficaz y barata. En el estudio mencionado los científicos buscaban una nueva manera de detectar distintas cepas del virus mediante el empleo de alrededor de seiscientas muestras de sangre procedentes de Reino Unido, Alemania, Brasil, Singapur y Sudáfrica.

La realización de controles de detección de todas las cepas más comunes de este virus reviste importancia para todo el mundo, afirman los investigadores. En Asia, por ejemplo, con frecuencia encontramos virus de la hepatitis C distintos a los de nuestra región», indicó el Dr. Jan Felix Drexler de la Universidad de Bonn. «Pero si nos planteamos la situación de un turista que regresa de Tailandia infectado y procede a donar sangre en su país de origen, se hace patente la necesidad de que aquí también seamos capaces de diagnosticar esas variantes sin margen de error.»

Los científicos descubrieron que cierta prueba en la que se busca una parte diferente del genoma del VHC, el «elemento de cola 3′-X» (3′-X-tail element) permitía detectar con exactitud concentraciones bajas del ARN viral en una amplia variedad de muestras y también determinar la cantidad presente en las mismas. Así pues, esta nueva prueba es igual de eficaz, o quizá más, que los ensayos comerciales que se usan en la actualidad.

«Hemos alcanzado una precisión que es, como mínimo, igual a los dos mejores procedimientos habituales», aseguró el profesor Christian Drosten de la Universidad de Bonn, «en todos los tipos del virus». Y según indicó el Dr. Drexler, «esto sería un avance muy importante de cara a frenar esta enfermedad. Al fin y al cabo, las transfusiones son una de las principales fuentes de propagación.»

El protocolo seguido en el ensayo X-tail es sólido, estable, efectivo y de libre disposición, por lo que reúne las condiciones necesarias para incrementar la seguridad de la sangre en los países en vías de desarrollo al facilitarles una alternativa barata y eficaz a los ensayos patentados para el VHC. La nueva prueba ya se ha utilizado con éxito para medir la carga viral de las muestras de sangre de 127 pacientes de un laboratorio de Brasil con apenas un pequeño porcentaje del coste habitual. Se trata de una medición importante para controlar la eficacia del tratamiento y rebajar sus costes.

«Si alguien desea utilizar esta prueba, también podemos facilitarle los reactivos de control», añadió el Dr. Drexler. En cambio, los proveedores comerciales no facilitan la naturaleza precisa de sus ensayos.

El proyecto RiViGene, que concluyó en 2008, estudió las secuencias genómicas del virus que tienen relevancia para asuntos de seguridad y trató de idear métodos simples y fiables de identificación de todas las firmas genéticas virales. La información genómica recabada por el consorcio se utiliza para investigar los aspectos funcionales de la biología de los virus.

Para obtener más información, consulte:

PLoS Medicine:
http://medicine.plosjournals.org/

Universidad de Bonn:
http://www1.uni-bonn.de/

Fuente: University of Bonn; PLoS Medicine
Documento de Referencia: Drexler J.F., et al. (2009). A Novel Diagnostic Target in the Hepatitis C Virus Genome. PLoS Med 6(2): e1000031. Publicado en Internet el 10 de febrero; DOI:10.1371/journal.pmed.1000031.

CORDIS – 13 de febrero de 2009 – Leer toda la nota

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » Un test barato y eficaz para detectar el virus de la hepatitis C


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.