Tribunal decide el futuro de Centro de Trasplante Hepático en Costa Rica

El futuro del Centro de Trasplante de Hígado que la CCSS puso en funcionamiento en el 2007 está en manos del Tribunal Contencioso Administrativo.
Serán un juez quien determine si dicho centro mantiene la independencia económica y gerencial, o bien, si queda bajo control del Hospital México.
La demanda la interpuso la Fundación de Personas de Trasplante de Hígado Vida Nueva contra la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).
Rosibel Arrieta, representante de esa organización, explicó que la razón de este proceso es evitar el “desmantelamiento del Centro de Trasplante“ por parte de la Dirección del Hospital México. Actualmente, el Centro de Trasplante Hepático y Cirugía Hepatobiliar de la CCSS posee autosuficiencia económica, además de personal de Enfermería, Trabajo Social, Farmacia, administrativo y cirujanos.

Esta dependencia está bajo la supervisión de la especialista María Amalia Matamoros.

Rosa Climent, quien hasta el 13 de octubre fungió como gerente médica de la Caja, argumentó que la integración del Centro de Trasplante al Hospital México permitiría conformar una unidad de cirugía similar a la que opera en el Calderón Guardia.
Actualmente, la Unidad de Cirugía del Calderón también realiza trasplantes de hígado.
De llevarse a cabo la integración, el personal de ese programa pasará a formar parte de las jefaturas del México.

Resistencia.
Para María Amalia Matamoros,la diferencia del Centro con el sistema de la CCSS es precisamente lo que les permite tener éxito y humanizar el servicio.

Douglas Montero, director del Hospital México, afirmó no tener problema con que el Centro mantenga un modelo distinto, pero cree que debería cumplir con reglas como el control de medicamentos y el uso de los quirófanos, que no están en el acuerdo inicial.

“Si ellos quieren autonomía, nosotros podemos colaborar con eso, pero les indicamos cuáles son las reglas de calidad para que funcionen “, añadió.
El director médico indicó que en reiteradas ocasiones le solicitó los protocolos y procesos de trabajo al Centro de Trasplante; sin embargo, dice no haber obtenido respuesta.
Matamoros lo refutó y aseguró que rinde cuentas tanto ante la CCSS como ante el Hospital.
Para Douglas Montero, también es un problema desconocer los protocolos de cirugías del Centro de Trasplante y, por lo tanto, los métodos de supervisión.
“Hemos tenido algunas situaciones en que ella (Matamoros) no se encuentra y se ha tenido que suspender una cirugía de trasplante“, añadió el director.

La médica lo contradice y asevera que hay personal suficiente para atender una cirugía, aunque falta un cirujano.
Según ella , durante el 2010 realizarón 135 cirugías hepatobiliares (intervenciones de cáncer de hígado, metástasis, cáncer de colon, entre otros procedimientos).

Estos, añadió Matamoros, significan 75 casos más de los que establecieron en el acuerdo inicial.
Insistió en que el Centro hace una gestión “eficiente“ porque, a diferencia de otros centros médicos, siempre tiene el tratamiento para sus pacientes. En este sentido, aludió a la Unidad de Trasplantes del Calderón Guardia.

Clive Montalbert, director de Cirugía del Calderón, no comparte el criterio de Matamoros.
A su juicio, incluso, la Caja debería reasignar el presupuesto del Centro de Trasplantes.

De acuerdo con el sistema de control de presupuestos de la CCSS, al Centro de Trasplantes se le asignaron para este año ¢1.118 millones.De estos recursos, al mes de julio se habían gastado ¢618, 6 millones, informó la Caja.

Andrea González M. – La Nación – San José, Costa Rica – Nota completa 

Archivado en:Inicio » Trasplante de hígado, donación de hígado » Tribunal decide el futuro de Centro de Trasplante Hepático en Costa Rica


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.