Tres años y medio de prisión a activista chino contra el HIV y la hepatitis B

Condenan a tres años y medio de prisión uno de los mayores luchadores por los derechos humanos en China

hu-jia-foto-actual Hu Jia, destacado activista en materia de derechos humanos, ecología y prevención del sida y Hepatitis B, que acaba de ser condenado a tres años y medio de prisión, nació en Pekín el 25 de julio de 1973.
Mientras cursaba la carrera de Economía en su ciudad natal, se integró en los noventa en la ONG Brigada del Yak Salvaje, en defensa del antílope tibetano, y en la organización ecologista Amigos de la Naturaleza.
En el cambio de milenio se involucró en la prevención del sida hasta lograr un papel activo en el Instituto Aizhixing de Educación Sanitaria, fundado por Wan Yanhai.

Hu Jia ha criticado públicamente la política sanitaria y el trato dispensado a los enfermos de sida y de hepatitis. Esta última enfermedad está bastante extendida en China, y el propio Hu se contagió de hepatitis B.

En el 2003 fue uno de los fundadores y dirigentes de la asociación Loving Source, que defiende los derechos de los enfermos de sida y se ocupa de los huérfanos de esa enfermedad en la provincia de Henan, donde pasó largas temporadas hasta el 2005 asistiendo a campesinos contagiados por transfusiones.
Sin embargo, Hu Jia tuvo que renunciar a su participación en Loving Source por las presiones de las autoridades chinas a los patrocinadores y voluntarios de dicha ONG, según informó Amnistía Internacional.

Asimismo, participó en campañas por causas políticas, entre ellas por la liberación de Wan Yanhai, detenido en el 2002 por filtrar “secretos de Estado” sobre la propagación del Sida, y de la “ciberdisidente” Liu Di, detenida por publicar en Internet artículos en los que pedía la democratización de China.

En febrero del 2006 estuvo detenido durante 41 días sin que la policía reconociera su arresto, tras apoyar al parecer una huelga de hambre en protesta por la brutalidad policial en China.
De agosto del 2006 a marzo del 2007 pasó 214 días bajo arresto domiciliario en el piso que comparte en Pekín con su esposa Zeng Jinyan, también activista y autora de un popular blog sobre la persecución que sufren ambos.
Sus comunicaciones son intervenidas y cuentan con vigilancia permanente frente a su edificio. Además, les siguen vehículos policiales cada vez que salen de casa.

La pareja grabó el documental “Prisoners of the Freedom City”, donde relata la experiencia vivida en siete meses de arresto domiciliario, según informa Human Rights Watch.

Hu_Jia_and_Zeng-jinyan En mayo del 2007, cuando la pareja se disponía a realizar una gira por nueve países europeos, responsables de Seguridad Pública chinos dijeron a Hu que estaban implicados en delitos contra la seguridad del Estado y no podían abandonar el país.
Sin embargo, Hu obtuvo el permiso para viajar a la región autónoma especial de Hong Kong en abril siguiente, en una aparente concesión de las autoridades hacia algunos disidentes ante los Juegos Olímpicos de Pekín.

En septiembre del 2007, Hu y su esposa Zeng quedaron entre los finalistas del Premio Sajarov de derechos humanos y libertad de conciencia, que concede el Parlamento Europeo.

En diciembre, Hu fue detenido por las autoridades, poco después de ser padre de un bebé y acusado de “incitación a la subversión al Estado”.
La acusación usó como prueba las entrevistas de Hu a medios extranjeros, en las que criticaba abiertamente al Gobierno chino.

Además, poco antes de ser detenido, Hu escribió un artículo en el que pedía mayor presión de la comunidad internacional sobre Pekín por la situación de los derechos humanos en el país, aprovechando la celebración de los JJOO del 2008. Hu Jia es budista.

Abril de 2007 – LaTercera – Nota

Archivado en:Inicio » Editorial de Hepatitis 2000 » Tres años y medio de prisión a activista chino contra el HIV y la hepatitis B


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.