Transmisión por material no descartable

La reutilización de jeringas causa 8.000.000 de hepatitis al año

Reutilización de materiál descartable.
Ginebra: La reutilización de jeringuillas y el uso de material sucio provoca cada año de 8 a 16 millones de casos de hepatitis tipo B, informó hoy, martes, la Organización Mundial de la Salud (OMS). Asimismo, se estima que estas prácticas son también el origen de entre 2,3 y 4,7 millones de casos de hepatitis tipo C y de 80.000 a 160.000 infecciones con el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH).

Aunque la mayor parte de las inyecciones que se ponen en el mundo se practican en buenas condiciones higiénicas, aquellas que no lo son siguen siendo causa de transmisión de la hepatitis viral y de otras infecciones a gran escala en numerosos países, según la OMS.

A título de ejemplo, la organización cita los casos de hepatitis C registrados en Egipto, que en gran parte se deberían a inyecciones practicadas en malas condiciones. Según parece, en este país se emplearon agujas que no estaban suficientemente esterilizadas para tratar la parasitosis y la cistosomiasis, enfermedad esta última que ya no se trata con inyectables sino con medicamentos por vía oral.

En la actualidad, cerca de un 13 por ciento de la población egipcia está infectada con el virus de la hepatitis C, que ha supuesto un aumento de las afecciones hepáticas crónicas, las cirrosis y los cánceres de hígado.

La OMS pide que se tomen las medidas adecuadas para evitar que las inyecciones sean una vía de transmisión de enfermedades, indicó el doctor Yvan Hutin, del departamento de esta organización para la seguridad de las transfusiones y la tecnología clínica.

La OMS y otros organismos crearon el año pasado una Red Mundial para la Seguridad de las Inyecciones (RMSI), que recomienda a los países observar ciertos comportamientos para que las inyecciones no se conviertan en una fuente de infección. Según la RMSI, hay que modificar el comportamiento de los enfermos y del personal sanitario para disminuir el abuso de este tipo de fármacos y conseguir que sean seguros; vigilar que exista siempre una cantidad suficiente de jeringuillas y eliminar de forma segura los materiales cortantes o punzantes.

Para garantizar la inocuidad de las inyecciones usadas para vacunar a los niños, la OMS, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y otras organizaciones internacionales han recomendado que a partir de 2003 sólo se usen jeringuillas de las llamadas de “autobloqueo” en las campañas de inmunización.

Archivado en:Inicio » Hepatitis B (HBV) » Transmisión por material no descartable


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.