Polémica por un cambio en el cuestionario previo a donación de sangre

El criterio para la selección de donantes de sangre es tema de controversia entre las organizaciones científicas y los potenciales donantes
Polémica, consideran que el nuevo cuestionario para donantes de sangre es discriminatorio

dadores de sangreArgentina – En los últimos días se había dado a conocer que la Fundación Huésped, que trabaja en la asistencia y prevención del VIH, promovía la eliminación del test de sida en los exámenes preocupacionales por considerarlo discriminatorio. También con el objetivo de eliminar la discriminación, un reciente proyecto de ley impulsado por el presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, Ricardo Gil Laavedra, busca modificar los parámetros de la donación de sangre.

La iniciativa -firmada además por Alfonso Prat Gay (CC), Patricia Bullrich (UPT), Victoria Donda Pérez (Libres del Sur), Oscar Albrieu (FPV), entre otros- propone modificar el artículo 21, inciso 3, de la Ley Nacional de Sangre 22.990, con el propósito de “establecer criterios generales antidiscriminatorios para los interrogatorios realizados a los potenciales donantes de sangre”, explicó Gil Laavedra.
“La evaluación de la salud del donante –dice el documento- sólo se realizará sobre la base de una evaluación individual y con sustento en condiciones o comportamientos de comprobada relevancia científica. No podrá indagarse sobre la orientación sexual de una persona y esa orientación no podrá considerarse un impedimento genérico para donar“.

En este contexto, con el fin de aportar evidencia científica que “demuestra la importancia estratégica de la consulta previa para contribuir a la seguridad transfusional“, miembros de la Comisión para la Promoción de la Donación de Sangre y del Comité de Infecciones Transmisibles por Transfusión, dependiente de la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunohematología (AAHI), mantuvieron un “diálogo fructífero“ con los impulsores de este pedido de reforma.

“La donación de sangre es un acto solidario que se encuentra en el marco de una práctica médica y, como tal, debe cumplir con los requisitos necesarios para proteger la salud tanto del que dona su sangre como la del paciente que la recibe“, expresó el doctor Fabián Romano, coordinador de uno de los comités.

“Como es sabido –continuó el especialista- todas las unidades de sangre extraídas son analizadas a fin de detectar infecciones que pueden ser transmitidas por transfusión, pero esta acción no es suficiente para cubrir el denominado período de ventana“.

De esta situación deviene la necesidad de indagar en las situaciones que puedan poner en riesgo la salud de quien necesita una transfusión de sangre. “La Enfermedad de Chagas, el virus del VIH, y las hepatitis B y C, así como otras para las que no se realizan controles (Ej., paludismo), deberán ser tenidas en cuenta tanto por el donante que deberá abstenerse de hacerlo, como así también por el profesional de salud calificado de los Bancos de Sangre, ya que una persona puede estar infectada sin saberlo“, puntualizó.

“Según se desprende de numerosos trabajos científicos, las relaciones sexuales de varón con varón continúan conformando situaciones de riesgo porque, a pesar de los cuidados que esta población tiene, la prevalencia e incidencia de la infección por HIV entre ellos sigue siendo mayor a la heterosexual“, afirmó.
De allí que los referentes internacionales en la materia – la Asociación Americana de Bancos de Sangre (AABB), la Cruz Roja Australiana (ARC) y el Consejo de Europa (CE), entre otros- establecen que las personas que hayan tenido relaciones sexuales de riesgo deben abstenerse de donar sangre y los bancos de sangre deben diferirlos por 12 meses desde la última situación de riesgo para alguna infección transmisible por sangre.

El especialista sostuvo que “la orientación sexual de los donantes no se utiliza como criterio para la selección, ya que esto en sí mismo no representa un riesgo, pero sí lo son las prácticas sexuales de riesgo relacionadas a ella“.
A favor del diálogo y el asesoramiento científico que propicie el análisis de los datos epidemiológicos y evidencia científica nacional e internacional, Romano –en representación de la AAHI- instó a los legisladores a “estudiar más exhaustivamente el tema y a tener en cuenta el derecho a la calidad y excelencia transfusional que asiste a quien necesita de una donación de sangre. En definitiva, considerar estas medidas significa cuidar la salud pública de la población“.
 
En Territorio Digital – Fuente: Infobae – 04 de mayo de 2012 – Nota completa

Archivado en:Inicio » Argentina Hepatitis » Polémica por un cambio en el cuestionario previo a donación de sangre

Etiquetas:


Comentarios (3)

Danos tu opinion

  1. Bernardo Ffrider dice:

    Sin duda aún es válido el concepto de que “la mejor y mas segura transfusion de sangre es la que no se suministra”.
    Esto es debido a que todavía hay un sinmumero de virus que no sabemos como detectarlos ni conocemos sus probables acciónes patogénicas. De ninguna manera una conversación entre el médico y el paciente se puede considerar discriminatorio. Es un criterio dificil de aceptar como puede ser el comunicarle a un paciente su condición de obeso de acuerdo al cálculo de su masa corporal. En ese caso las tablas donde se relacionan la altura y el peso así lo indican y eso no es de ninguna manera discriminatorio. Otra cosa es slair al medio del patio y gritar a los cuatro vientes que nn es un obeso…..
    ..No solo el HIV se puede observar en los homosexuales, sino en los heterosexuales también, por eso es importante el interrogatorio sobre la probable promiscuidad sexual (hetero u homosexual)- Es de hacer notar que el ” sexo seguro” fue utilizado primordialmente por los homosexuales masculinos como una de las maneras de evitar la transmisión del HIV. Precisamente , este grupo en el que tambien la hepatitis B (100 veces mas contagiosa que el HIV) hacía estragos fue la que rápidamente desapareció en ese grupo. Ahora bien, en los últimos años hay un relajamiento de las normas del sexo seguro (el HIV es “tratable” y las cifras de sobrevida no son la de los primeros años, ” ya no mata tanto ni tan rápido” y por ende los cuidados del sexo seguro en esa poblción ha disminuído drásticamente. La consecuencia es la aparición nuevamente de la Hepatitis B aguda en los homosexulaes masculinos, esto es una realidad y no es discriminación…. al contrario ayuda a tomar medidas de vigilancia epidemiologica frente a un caso determinado…
    Los períodos de ventana tanto en el HIV como en la hepatitis B y en la hepatitis C hacen que las transfusiones a pesar de haber incrementado a cifras inimaginables años atras su seguridad, dejan unos huecos por donde se filtran o por lo menos pueden llegar a filtrarse los virus. Esas medidas previas a la transfusion, ese interrogatorio, no deben ser tomado como disriminatorio sino todo lo contrario como medida de protección al receptor de la misma. La ley de sangre tardó años en gestarse y se discutió y consensuó luego de extensas reuniones en el ámbito académico. Las medidas de seguridad nunca son demasiadas cuando exista la mínima posibilidad de transfudir una enfermedad, sea cual fuera.