Obesidad y hepatitis c

Cuadro de Fernando Botero
GRASA EN EL HÍGADO

LA OBESIDAD, UN FACTOR DE RIESGO EN LOS PACIENTES CON HEPATITIS C

Los paciente con hepatitis C deberían evitar el sobrepeso. La grasa que se acumula en el hígado en los pacientes obesos acelera el daño hepático producido por el virus C, especialmente en los pacientes afectados con el genotipo 3.

El virus de la hepatitis C produce en muchos pacientes una hepatitis crónica, que puede evolucionar a cirrosis e incluso, en algunos casos, producir un hepatocarcinoma. Todos aquellos factores que favorezcan el daño en el hígado, como el alcohol o ciertos medicamentos, deben ser evitados en estos pacientes para intentar frenar la progresión de la enfermedad, y se deben tratar con antivirales.
Un estudio publicado en la revista ‘Journal of Clinical
Gastroenterology’
demuestra que la obesidad también perjudica a estos enfermos y favorece la aparición de fibrosis hepática, un estado en el que el tejido normal es sustituido por un tejido cicatricial que impide el normal funcionamiento del órgano.
Cuando la fibrosis es muy extensa se considera que el paciente tiene una ‘cirrosis hepática’.

Se valoraron 120 pacientes con hepatitis crónica por virus C, un 80% de los cuales eran hombres de raza blanca. La edad media de los pacientes estudiados fue de 47 años y el índice de masa corporal (IMC) de 29.

El IMC es un parámetro que sirve para valorar la obesidad de los pacientes. Se calcula dividiendo el peso del paciente en kilos, entre la talla en metros elevada al cuadrado. Un IMC entre 26-30 indica sobrepeso, por debajo de 26 se considera normal y 30 o
más obesidad.

Los individuos estudiados con más grasa en el hígado
(esteatosis) tenían a su vez mayor IMC (por encima de 32), mientras que los que tenían menos grasa tenían un índice de masa corporal por debajo de 28. La presencia de grasa en el hígado también fue más frecuente entre los pacientes con un virus de la hepatitis de genotipo 3.

Los pacientes con más esteatosis eran los que con más frecuencia presentaban fibrosis en la biopsia hepática.

La raza, el sexo o la edad no parecen tener influencia en la presencia de grasa en el hígado.

Si la grasa en el hígado que se acumula en los pacientes con sobrepeso-obesidad es un factor que favorece la progresión del daño hepático, los pacientes con hepatitis por virus C deberían mantenerse con un peso normal y no beber para evitar factores externos que aceleren su enfermedad.

Fuente RAQUEL BARBA

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » Obesidad y hepatitis c


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.