Las penas en el caso Maeso, por contagio de hepatitis c

Las acusaciones particulares superan la petición de pena del fiscal para Maeso por la hepatitis C

El turno para la exposición de los informes finales de las acusaciones particulares en el juicio por el contagio masivo del virus de la hepatitis C comenzó ayer. El letrado Javier Boix, cuyo despacho representa a 22 afectados incluidos en la causa por la que se juzga a Juan Maeso, fue el primero en intervenir. Y con él empezó el incremento de penas al procesado respecto de la solicitada por el fiscal. Así lo adelantaron algunos de los abogados que mayor número de afectados representan en la causa y a los que les corresponde intervenir en los próximos días.

Javier Boix intervino durante más de tres horas. El letrado estructuró su informe en tres partes: la primera de contenido humano en referencia tanto al trabajo de la sala como a los afectados; la segunda valorando la prueba con la que cuentan las acusaciones para mantener tras 14 meses de juicio la que consideran indiscutible responsabilidad de Maeso en los hechos; y la tercera, más teórica, aportando sentencias sobre la responsabilidad civil y la valoración de la misma.

Boix, al igual que harán la mayoría de las acusaciones particulares según adelantaron ayer, mantuvo las conclusiones provisionales sobre sus afectados pero amplió el relato fáctico incorporando los elementos probatorios que se desprenden de la prueba practicada. De los casos que defiende el despacho de Boix, Maeso sería responsable de 18 delitos de lesiones graves, por las que pide ocho años de prisión por cada una de ellas. Pero además, lo sería también de lesiones dolosas en concurso ideal con homicidio por imprudencia, que a su juicio son cuatro, por los que pide ocho años por las lesiones y 4 más (el fiscal pide dos) por el resultado de muerte. La cifra de fallecidos como consecuencia de la hepatitis C contagiada supuestamente por Maeso serán, para las acusaciones particulares, más de las cuatro que asume el fiscal en su escrito de acusación. Las acusaciones particulares, en los casos de fallecimiento, valoran de manera determinante la acción del virus a pesar de que la muerte haya sido por otra patología asociada. Las acusaciones particulares incrementan también las indemnizaciones.

Nota de El País del 18/01/07 enviada por Juanma Cabrales

Archivado en:Inicio » Legales, derechos, amparos, leyes » Las penas en el caso Maeso, por contagio de hepatitis c


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.