La hepatitis viral Delta, una hepatitis huérfana

mapa-epidemiologico-hepatitis-d-deltaFrancia – Los virus de las hepatitis B y D (Delta) son responsable de dos millones de fallecimiento cada año a nivel mundial. Si la población general ya ha escuchado sobre hepatitis B y hepatitis C, la hepatitis delta es casi desconocida. Los médicos y las firmas farmacéuticas consideran la hepatitis Delta como un apéndice de la hepatitis B (el virus D infecta solamente la personas que llevan el virus de la hepatitis B) dejada aparte porque “afecta muy poca gente“ (especialmente a toxicómanos, homosexuales, etc.), en comparación con las hepatitis B o C. Por eso casi no hay búsqueda, protocolos ni respuesta terapéutica satisfactoria para la hepatitis D.

Es una aberración cuando se ve la gravedad del perjuicio hepático que puede causar. No hay una vacuna específica anti delta, pero como el virus D se desarrolla solamente en los sujetos portadores del virus B, la vacuna contra el virus de la hepatitis B protege también contra el virus de la hepatitis D.

El virus de la hepatitis D (VHD) fue descubierto en 1977 por Mario Rizetto, gastroenterólogo del hospital Molinette de Turin (Italia). El evidenció un nuevo antígeno en el núcleo de las hepatocitos, que llamo antígeno delta.

Frecuencia y epidemiologia del VHD (cuanto, donde, como“¦) Al nivel mundial, mas de 5% de la personas infectadas con el virus de la hepatitis B, lo están también con el del hepatitis D. En algunos países este porcentaje llega hasta 20%. En 2012, nuevas estimaciones dicen que habrían 500 millones de enfermos con hepatitis B (al nivel mundial), y entonces 25 millones personas enfermas de ambas hepatitis (B y D). La epidemiologia muestra que existe zonas endémicas en el Mediterráneo (sur de Francia, Italia, Grecia), en algunas regiones de Europa del este (Rumania, ex Yugoslavia, Albania), del cercano Oriente, de India, en algunos países de África, y en América Latina (Venezuela, Columbia, Perú)

Modos de transmisiones del VHD. En los lugares de baja endemia, la transmisión parenteral (por la sangre) del VHD es la mas frecuente y concierna los grupos en riesgos de infección con el VHB. Se transmite con los productos sanguíneos y en el caso de compartir jeringas en las personas toxicómanas. La transmisión se efectúa también por el medio sexual y de la madre a su hijo. La transmisión por la saliva es una vía de contagio muy discutida.

Gravedad. Durante las dobles infecciones VHB-VHD, el pronostico de una hepatitis B es agravado por el VHD, con mas posibilidades de complicaciones y de una evolución rápida de la enfermedad. Las hepatitis crónicas D evolucionan hacia una cirrosis en 60 a 70% de los casos, y mas rápidamente.

La contaminación simultanea VHB/VHD

– Su incubación es de 5 a 12 semanas. Durante esta coinfección, muchas veces los signos clínicos están ausentes. Solo, los signos biológicos y serológicos muestran la infección. Y en 95% de los casos esta infección se cura de manera espontanea. El 5% serán enfermos crónicos del VHB y del VHD, con un riesgo más importante de cirrosis y de cáncer del hígado.

– Esta hepatitis puede ser sintomática de 10 a 20% de los casos. El diagnostico es fácil es caso de ictericia, precedida muchas veces de una fuerte fiebre. En la fases ictérica, las orinas son oscuras, los excrementos descolorados, y el cansancio intenso. El prurito es inconstante. Durante una hepatitis aguda benigna, la ictericia desparece después de 2 a 6 semanas. El cansancio puede tardar hasta 3 o 4 meses. Las formas asintomáticas (no ictérica) son las mas frecuentes (80 a 90% de los casos), con signos no específicos, pero prolongados (más de 3 a 7 días). Son síntomas que se parecen a los de la gripe, astenia, dolores abdominales, dolor de cabeza, nauseas, anorexia, urticaria y dolores articulares.

– La doble infección VHB/VHD genera una proporción importante de hepatitis fulminantes (17%), muy grave, caracterizada con la llegada de encefalopatía (confusión de la consciencia que puede ir hasta el coma) y responsables de la destrucción de todas las células hepáticas en unos días. La hepatitis fulminante es fatal en 80 a 90% de los casos. Solamente un trasplante de urgencia puede salvar a la persona enferma.

Tratamiento: Actualmente no existe ninguna terapia anti viral específica eficaz y disponible para el tratamiento de la hepatitis aguda o crónica D. Las opciones terapéuticas para la hepatitis D son limitadas, muchas veces el interferón alpha estándar fue utilizado antes del Pegylado en la infección crónica D, y debe utilizarse mucho tiempo (24 meses, a veces mas“¦), para esperar un resultado favorable. Después de 3 a 6 meses de interferón, el ARN del virus delta muchas veces se vuelve indetectable, pero se puede observar recaídas al final del tratamiento. Sin embargo, restablecimientos de la salud fueron observados con este tratamiento, con una regresión de la fibrosis hepática.

Evaluación de la respuesta al tratamiento. Los criterios de la evaluación del tratamiento todavía no están bien definidos. Esta recomendado de determinar el ARN (acido ribonucleico) del Virus de la hepatitis D de manera cuantitativa todos los 3 a 6 meses durante el tratamiento. Pero no existen reglas bien definidas de la interrupción del tratamiento.

Trasplante: El trasplante puede ser necesario para el paciente con VHD y con cirrosis descompensada.

Prevención: no hay vacuna específica contra el VHD. Es la vacunación contra el VHB que protege de la infección del VHB y entonces de una infección del VHD, de manera indirecta. Pero la vacuna anti VHB no permite prevenir de la infección del VHD en las personas que tienen una hepatitis B crónica. Por eso, ellos necesitan mantener todos los cuidados especiales, como usar preservativos y jeringas estériles.

Doctor, conoce la Hepatitis Delta? La hepatitis D no suele llamar la atención a la gente, ni a los médicos, ni a los laboratorios. No hay búsqueda, no hay tratamiento específico, no hay conferencias y muy poco artículos sobre esta hepatitis. Las personas enfermas por esta hepatitis se pueden sentir acorralados por esta falta de atención, y sienten la falta de interés. Lo que necesitan es ser escuchados, y recibir el apoyo por parte de los estados.

Traducción y adaptación por Marie David, Para Hepatitis 2000 – Artículo en Collectif Hépatites Virales – Francia – Diciembre de 2012 – Artículo completo en francés

Archivado en:Inicio » Varios » La hepatitis viral Delta, una hepatitis huérfana

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.