La detección tardía de hepatitis C favorece cirrosis

  • Es la cirrosis, una de las 10 primeras causas de muerte en México
  • Tan sólo  tres por ciento de la población infectada con hepatitis C, sabe de su condición

En su calidad de enfermedad catastrófica, la comunidad médica señala como prioridad el acceso a tratamiento oportuno para la hepatitis C

Monterrey, Nuevo León. La hepatitis C es una enfermedad infecto-contagiosa, provocada por el virus de la hepatitis C (HCV), el cual afecta los tejidos del hígado, y se encuentra en la sangre de las personas infectadas. En México la mayor incidencia de hepatitis C se deriva de transfusiones realizadas previo a 1995 aunque en años recientes las drogas intravenosas, tatuajes y piercings han sido una creciente causa de contagio.

Aproximadamente el 75 por ciento de los casos derivan en una hepatitis crónica y en un 20 por ciento progresa a cirrosis. Otro porcentaje de estos casos desarrollará cáncer de hígado.

Infecciones como la hepatitis C son la principal causa de cirrosis en México y no el alcoholismo como tradicionalmente se piensa. Actualmente la cirrosis hepática es la sexta causa de muerte en nuestro país.

Es por ello, que en el marco del 5to. Congreso de la Asociación Mexicana de Hepatología, especialistas médicos hicieron un llamado a la población a realizarse pruebas de hepatitis C, enfermedad catastrófica que de no detectarse a tiempo puede generar múltiples y costosas complicaciones, entre ellas, la cirrosis que es una de las principales causas de muerte en México .

Para  el doctor Francisco Bosques Padilla, presidente de esta asociación, “la cirrosis ocupa el sexto lugar entre las diversas causas de muerte en México, de ahí la importancia tratar de manera oportuna la hepatitis C para evitar el desarrollo de cirrosis, cáncer de hígado y otros padecimientos que puedan llegar a impactar la calidad de vida y economía de los pacientes infectados, familiares y de los sistemas de salud que a la larga tendrían que desembolsar miles de pesos en tratamientos concomitantes o hasta en un transplante de hígado“.

Datos de la Encuesta Nacional de Salud  (2000), revelan que en nuestro país existen 1.6 millones de personas con hepatitis c, enfermedad catastrófica, presente en la sangre, que en los primeros años de infección no muestra síntomas específicos, por lo que la cifra de portadores podría ser mayor en nuestros días.

Se calcula que sólo un tres por ciento de la población infectada con hepatitis C, sabe de su condición y no se llega a enterar hasta que la infección ha evolucionado a estados crónicos de enfermedad en donde muchas veces ya existe un daño al hígado muy avanzado.

“El diagnóstico temprano al igual que enfermedades como el cáncer es fundamental para la salud del paciente con hepatitis C,  afortunadamente hoy en día estamos en la posibilidad de evitar la progresión y, en el mayor de los casos, curar la enfermedad hepática crónica asociada al virus de la hepatitis C, utilizando el tratamiento adecuado en el momento oportuno“.

La comunidad médica señaló como una prioridad de salud, el acceso al tratamiento oportuno para la hepatitis C, toda vez que es ésta una enfermedad que genera gastos catastróficos para quien la padece y para cualquier sistema de salud.

En cuanto a la detección de la hepatitis C, recomiendan que todas las personas con uno o más factores de riesgo debieran hacerse una prueba de detección de Hepatitis C, que descarte la infección o en caso de confirmarlo, les permita tratarse de forma oportuna, ya que de esta manera aumentan las probabilidades de curación y por ende de evitar la cirrosis y el cáncer de hígado

Algunos factores que pueden poner a una persona  en riesgo de adquirir hepatitis C son:

a)     Haberse realizado tatuajes o piercings (perforaciones), sin las medidas de higiene adecuadas

b)     Haber sido sometidos a transfusiones sanguíneas anteriores a 1995 (cuando la sangre no era analizada para encontrar hepatitis C)

c)     Antecedentes familiares de hepatitis c o cirrosis

d)     Prácticas sexuales de riesgo ( Sin protección)

Journalmex – 22 junio 2009 – Nota completa

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » La detección tardía de hepatitis C favorece cirrosis


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.