Ingrid Betancourt nunca tuvo hepatitis

ingrid_betancourt La dirigente franco-colombiana Ingrid Betancourt se sometió hoy a chequeos médicos en un hospital de París y sus resultados fueron “tranquilizadores“, en un primer paso de su regreso a la vida pública que incluye la inmediata lucha por la libertad de compañeros suyos de cautiverio.

Tras casi siete horas en el hospital parisino Val de Grace, Betancourt salió sin hablar con la prensa. Su hermana Astrid dijo que los exámenes fueron “tranquilizadores“ y que el médico le ordenó descansar. Además informó que se le realizarán pruebas complementarias.

El telenoticiero colombiano RCN reportó desde la entrada del hospital que según los resultados de los exámenes “Ingrid nunca padeció de hepatitis“, una enfermedad que se dijo repetidamente era la principal causa de sus dolencias como rehén en las selvas del sur de Colombia.

Según el telenoticiero Caracol, también desde París, a Betancourt se le practicarán “pruebas sicológicas“ para determinar si sufrió traumas o secuelas por el maltrato al que fue sometida en sus más de seis años de cautiverio.

Los chequeos son la antesala de unos días en los que Betancourt ha dicho que pretende compartir con sus hijos y familia, además de visitar al papa Benedicto XVI, que la recibirá la próxima semana, según confirmó la propia política.

Betancourt ha dicho que permanecerá en Europa por lo menos hasta el 14 de julio, día de la principal fiesta francesa, en la que está invitada a una tradicional cena oficial ofrecida por la presidencia francesa.

El 20 de julio, día de la independencia colombiana, le espera la celebración de marchas programadas casi todos los municipios del país para exigir que las FARC liberen sin condiciones a los secuestrados en su poder.

Betancourt ha afirmado que en principio se dedicará a trabajar por la libertad de los demás secuestrados. Para ello instó a los comités que en Europa lucharon por su liberación para que se mantengan activos, ahora tras el objetivo de la libertad de los demás rehenes.

Las FARC mantienen consigo a tres políticos y unos 24 militares y policías, del grupo original de 70 que pretendía canjear por guerrilleros presos. Además, cálculos del gobierno indican que tienen unos 700 secuestrados por motivos económicos.

En Colombia han surgido rumores de prensa de que Betancourt podría ser fórmula vicepresidencial hacia un tercer período del presidente Álvaro Uribe o que se presentará a las elecciones de 2010.

Sobre una eventual presidencia suya Betancourt ha dicho que “está en manos de Dios“ aunque también ha insistido en que sería “un honor“ servirle al pueblo colombiano, más tras la solidaridad mostrada durante su secuestro.

Cuando fue secuestrada en febrero de 2002 la política mostraba intenciones de voto para presidenta cercanas al uno o dos por ciento. Ella misma reconoció en su liberación que su campaña estaba en un punto bajo y su viaje a una zona de influencia guerrillera respondió a una estrategia para intentar reflotarla.

Ahora, una encuesta luego de su liberación le otorga índices de popularidad del 71 por ciento, solo superada por Uribe, que consiguió una cifra récord de 91,4 por ciento.

En Colombia hay expectativa por una encuesta que el domingo revelará el diario El Espectador en la que incluyó a Betancourt como candidata tanto en el escenario de que Uribe fuese candidato como en el que no repitiera mandato.

El Informador – 14 de julio de 2008 – Nota

Archivado en:Inicio » Varios » Famosos salud y hepatitis » Ingrid Betancourt nunca tuvo hepatitis


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.