Hepatitis, esperanza y cautela

Desde los últimos meses se pueden leer importante cantidad de notas, artículos, post, sobre temas relacionados a las hepatitis virales B y C, siempre nos alegra este “movimiento“ ya que significa que el tema está presente, se habla sobre hepatitis en los medios de comunicación y esto acerca información preventiva. Además el tema en boca de todos (políticos incluidos) es la primera condición para poder acceder a realizar cambios que mejoren la problemática de las hepatitis virales.

Las noticias estrellas pasan mayormente por los nuevos medicamentos que están próximos a ser lanzados al mercado, todos esperamos mejores tratamientos y cuanto se pueda hacer por mejorar nuestra calidad de vida. Las noticias son alentadoras, hablan de mayores porcentajes de curación para personas con hepatitis C y no es poco. Pero atención; mayores porcentajes no quiere decir el remedio infalible para esta enfermedad, aún continúan en estudio más fármacos con la esperanza de encontrar el remedio 100% efectivo.

La tarea de siempre es encontrar la información correcta, la información sobre salud es algo obviamente tan importante en nuestra sociedad, que todos opinamos, algunos capacitados para hacerlo, otros no; otros con interés comercial, otros con necesidad y bajo el ojo de su interpretación no científica hacen rodar afirmaciones que no son del todo verídicas y estas se extienden como teléfono descompuesto.

Tengamos entonces cautela a la hora de informarnos sobre nuevos adelantos médicos/científicos, pese a que nuestra necesidad como enfermos es urgente y en muchos casos vital, hay que tomar la información como de quien viene y tener una fuente de consulta profesional.

Cuando llego a este punto pienso que como en tantas otras situaciones, la relación paciente médico debería ser un tema de trascendental importancia, en este caso serviría o sirve para despejar dudas sobre las próximas novedades sobre hepatitis. Recuerdo que hace muchos años un destacado hepatólogo me comentaba sobre la importancia de esta relación entre quien vive con el virus  de hepatitis B ó C y quien puede ayudarlo a que se cure. Me comentaba que en enfermedades crónicas la relación paciente médico continúa durante mucho tiempo, la visitas, consejos y preguntas, se sucederán durante años, por esto el opinaba que si la relación es buena la persona afectada por hepatitis sale ampliamente favorecida, como en este caso que ante tanta información sobre un mismo tema, próximos medicamentos y nuevos tratamientos, todos opinamos y quien lo necesita no recibe la información adecuada.

Por esto, quienes no somos profesionales de la salud, debemos leer esta información con cautela, y buscar un profesional o alguien entrenado en el tema, como para que pueda despejarnos dudas y saber así la verdad de toda información técnica.

Manos a la obra entonces, antes que podamos tener necesidad urgente de algún tipo de información médica, charlemos con personas capacitadas para poder elegir como, cuanto, y adonde informarnos. Busquemos una persona o institución que esté capacitada, que no dependa especialmente de la industria, que trabaje en forma solidaria, y que esté dispuesto/a a tomarse el tiempo y dedicación que necesitamos“¦

Hasta el próximo post
Eduardo E. Pérez Pegué

*Este post fue escrito por Eduardo Pérez Pegué, como editorial para World Hepatitis Alliance el 01 de septiembre de 2010, y está publicado en el siguiente LINK

Archivado en:Inicio » Editorial de Hepatitis 2000 » Hepatitis, esperanza y cautela

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.