Genética y enfermedades del hígado Gen PNPLA3

Relación de la genética con el hígado – Gen PNPLA 3

genLas enfermedades del hígado se producen por una gran variedad de causas siendo las más importantes las infecciones por los virus B o C de la hepatitis y la esteatosis. La gravedad y evolución del daño hepático en estas enfermedades no sólo depende del agente causal de las mismas y de factores ambientales (ingesta de alcohol, alimentación, etc.), sino también en gran medida de la genética de cada individuo.

¿Qué es un gen?Partícula de material genético que, junto con otras, se halla dispuesta en un orden fijo a lo largo de un cromosoma, y que determina la aparición de los caracteres hereditarios en los seres vivos.

El proyecto del Genoma Humano ha demostrado que hay un 0,1 % de variabilidad genética ente las personas. Esta variabilidad se debe principalmente a polimorfismos de un único nucleótido (SNP del inglés Single Nucleotide Polymorphism) que consisten en el cambio de un nucleótido por otro en la secuencia del genoma habiéndose comprobado que muchos de estos polimorfismos genéticos pueden tener implicaciones patogénicas. De esta manera, se ha comprobado que un polimorfismo en el gen PNPLA3 está estrechamente relacionado con la severidad de la lesión hepática. El estudio de este polifmorfismo ayuda a determinar el riesgo de progresión del daño hepático de cada paciente dependiendo de la enfermedad que padezca.

Hígado Graso (Esteatosis hepática)

El hígado graso no alcohólico es una enfermedad asociada al sobrepeso cuya prevalencia está aumentando en todo el mundo, siendo considerada actualmente como la principal causa de enfermedad hepática crónica. En los países occidentales se estima que entre el 20% y el 30% de la población general presenta un acumulo excesivo de grasa en hígado. Este acúmulo de grasa en hígado (esteatosis) puede progresar en cerca del 30% de los casos a formas más severas de daño hepático con inflamación y fibrosis (esteatohepatitis) e incluso a cirrosis y carcinoma hepatocelular. Aunque la obesidad o la diabetes tipo 2 son factores de riesgo para el desarrollo y la progresión de esta enfermedad, en diversos estudios se comprobó que también estaban implicados factores genéticos .

Se ha demostrado que el polimorfismo en el gen PNPLA3 está directamente relacionado con la susceptibilidad de padecer hígado graso no alcohólico y posteriormente se ha verificado también que el polimorfismo en el gen PNPLA3, que se analiza en este test genético, es un factor de riesgo independiente de progresión a las formas agresivas de la enfermedad, incluidas la cirrosis hepática y el carcinoma hepatocelular.

Hepatitis B

La infección crónica por virus B de la hepatitis se asocia a un amplio espectro de daño hepático que varía desde un daño mínimo a hepatitis crónica activa que puede progresar a cirrosis hepática y carcinoma hepatocelular. La severidad del daño hepático se asocia no sólo a factores propios del virus, sino también a características específicas (genéticas) de cada individuo, como es la propensión al acúmulo de grasa en hígado o esteatosis hepática.

Como se ha comentado, existe un polimorfismo en el gen PNPLA3 que determina el riesgo de desarrollar esteatosis. El estudio de este polimorfismo en pacientes con hepatitis crónica B ha demostrado que se asocia a una mayor inflamación hepática, al riesgo de desarrollar una esteatosis severa y a la aparición de depósitos de hierro en el hígado.

Hepatitis C

La infección crónica por virus C de la hepatitis se asocia a un amplio espectro de daño hepático que varía desde un daño mínimo a hepatitis crónica activa que en el 20% de los casos progresa a cirrosis hepática y carcinoma hepatocelular. Entre los factores que se asocian a la progresión del daño hepático se encuentran la edad en el momento de la infección, genotipo del virus, ingesta de alcohol, diabetes tipo 2, etc. Sin embargo, incluso teniendo en cuenta todos estos factores, la progresión del daño hepático no es igual para todos los pacientes, lo que indica la existencia de características propias de cada individuo (factores genéticos) que están directamente implicados en esta progresión.

En los últimos años se ha demostrado que el mismo polimorfismo del gen PNPLA3 implicado en las otras enfermedades, se asocia a un mayor riesgo de progresión de la lesión hepática en pacientes con hepatitis crónica C.

¿Qué aporta este Test?

  • Determina qué personas con factores de riesgo (sobrepeso, diabetes tipo 2) tienen una mayor probabilidad de desarrollar esteatosis hepática.
  • Permite identificar qué pacientes con esteatosis hepática presentan un mayor riesgo de progresar a las formas más agresivas de la enfermedad, incluidas la cirrosis y el carcinoma hepatocelular.
  • Permite identificar qué pacientes con hepatitis crónica B o C presentan un mayor riesgo de desarrollar un daño hepático más severo.
  • Ayuda al facultativo a determinar la frecuencia de las revisiones, ecografías, elastografías, analíticas, etc. en función de los resultados del test.

La toma de muestra (una gota de sangre de la yema del dedo o una muestra de saliva), se realiza en 2 minutos. No se necesita que el paciente esté en ayunas por lo que se puede realizar en el momento y en la propia consulta.

Dado que es un test genético, solamente hay que realizar esta prueba una vez en la vida pudiéndose hacer a cualquier edad.

¿Para quién está indicado?

  • Personas que por sus características (sobrepeso, diabetes tipo 2, etc.) pueden estar en riesgo de desarrollar esteatosis hepática.
  • Pacientes diagnosticados de esteatosis hepática.
  • Pacientes con hepatitis crónica B o C.
  • Para los familiares de aquellas personas que se han realizado el test y presentan los polimorfismos de riesgo

 

Edición: Hepatitis 2000

Fuente: FEHV

Archivado en:Inicio » Varios » Ultimos titulares » Genética y enfermedades del hígado Gen PNPLA3

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Deja tu comentario