Evaluar la eficacia del tratamiento de la hepatitis C en 24 horas

Un estudio muestra descensos superiores a 1log10 en la carga viral del VHC con sólo un día de tratamiento

hepatitis-fotos El tratamiento de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) es, en muchos casos, difícil de sobrellevar por la elevada incidencia de efectos adversos. La falta de eficacia mostrada en algunos casos pone de relieve la necesidad de conocer y caracterizar indicadores de eficacia en las primeras fases del tratamiento, para, de este modo, poder evitar las incomodidades de la terapia en aquellos pacientes que no vayan a experimentar la respuesta a la terapia que sería deseable.

La mayoría de los expertos recomienda la interrupción del tratamiento si la respuesta viral temprana (RVT) no es evidente a la semana 12 de tratamiento.

Un estudio, presentado en la conferencia “Semana sobre Enfermedades Digestivas 2008“ celebrada en San Diego, California (EE UU), ha sugerido la posibilidad de detectar marcadores de eficacia en sólo 24 horas, estableciendo una relación entre carga viral, expresión génica y respuesta viral.

Un total de 25 pacientes con hepatitis C crónica (y VIH negativos) participó en el estudio. De éstos, 14 eran hombres y 11 mujeres, y tenían una edad media de 40 años. Los participantes iniciaron la terapia estándar con interferón pegilado y ribavirina después de noviembre de 2006. Quince de ellos estaban infectados por el genotipo 1 del VHC y 10 por el genotipo 3.
Se tomaron muestras de sangre justo antes de iniciar el tratamiento y a las 6, 12 y 24 horas de haberlo empezado. En 10 de los participantes, se realizó una prueba genética llamada reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa sobre las células mononucleares de sangre periférica (RT-PCR y PBMC, respectivamente, en sus siglas en inglés). En esta prueba se analizaron genes asociados previamente con la respuesta a la terapia con interferón.

Un total de 21 participantes experimentó un descenso notable de la carga viral, llegando a una disminución superior a 1log10 en las primeras 24 horas de tratamiento.

Cuatro pacientes, todos con genotipo 1, no alcanzaron 1 logaritmo y, posteriormente, no consiguieron la respuesta viral sostenida (RVS).

Un paciente, con genotipo 3, obtuvo carga viral indetectable en 24 horas.

El mayor descenso de carga viral del VHC se dio entre las primeras 12 y 24 horas de tratamiento. La respuesta fue significativamente mayor en pacientes con genotipo 3 que en aquéllos con genotipo 1 (p <0,05).

El estudio evidenció una asociación significativa (p <0,007) entre el descenso de carga viral a las 24 horas y a las 12 semanas (RVT).

Los análisis genéticos revelaron un incremento significativo de los marcadores seleccionados. De éstos, el incremento del factor de necrosis tumoral (TNF) fue significativamente mayor (p <0,05) en los participantes que respondieron al tratamiento en comparación con aquéllos que no alcanzaron la RVS. El resto de marcadores también mostró un mayor incremento entre las personas que respondieron a la terapia tanto a las 12 como a las 24 horas de su inicio.

Serán necesarios ensayos con un mayor número de participantes para verificar los datos aportados por el estudio, que pone de manifiesto la posibilidad de valorar la eficacia a un plazo mucho más corto que el actual (RVP a las 12 semanas, aunque algunos médicos realizan un control orientativo a las 4 semanas). La inclusión de pacientes coinfectados por VIH, que no participaron en este estudio, demostraría la aplicabilidad de estas nuevas técnicas en la coinfección, campo en el que serían muy necesarias, ya que los efectos adversos del tratamiento se suman a los de los antirretrovirales, y la terapia puede resultar menos llevadera que en personas monoinfectadas.
Si las técnicas de detección de eficacia en 24 horas fueran aplicables, sólo sufrirían los efectos adversos aquellas personas que acabarían obteniendo RVS, lo que supondría una motivación añadida para soportar el tratamiento entre las personas coinfectadas. La parte negativa de una valoración tan temprana del tratamiento sería que, si éste se interrumpe, se dejaría también de lado la posibilidad de obtener un beneficio histológico, es decir, que el hígado se recuperara al no estar sometido a la acción del virus.

Referencia: Devitt EJ, Browne JA, Walsh C, et al. Very early viral response to treatment of hepatitis C virus (HCV) with pegylated interferon and ribavirin: the first 24 hours. Digestive Disease Week (DDW) 2008. San Diego, CA. May 17-22, 2008. Abstract S1005.
Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt). Barcelona.

Reproducido por Hepatitis C 2000 bajo Creative Commons -Fuente: HIVandHepatitis.com / Elaboración propia. Francesc Martínez – junio 2008 – Link a la nota

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » Evaluar la eficacia del tratamiento de la hepatitis C en 24 horas


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.