En riesgo de hepatitis A por no clorar el agua

Bombas hipocloradoras, descompuestas

La población de 65 comunidades está en riesgo de contraer hepatitis y enfermedades gastrointestinales porque las bombas que clora el agua están descompuestas y las refacciones son caras.
Ángel Martínez, coordinador de Regulación y Fomento Sanitario de la Jurisdicción Sanitaria 03, aseguró que 50% de las bombas hipocloradoras en el municipio no funciona.

Heriberto Casas – Imagen – abril 2009 – Nota completa

“El riesgo es latente en las localidades pequeñas que no cloran, porque las comunidades grandes se mantienen vigiladas, pero las menores de 2 mil habitantes es el riesgo porque no se alcanza a cubrir todo el perímetro“, dijo Martínez

Comunidades donde no funcionan las bombas: Mendoza, La Salada, San Pedro de Ábrego, San Ignacio, San Marcos de Ábrego

En el último censo realizado entre el Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Fresnillo (Siapasf) y la jurisdicción sanitaria se maneja la existencia de 130 bombas hipocloradoras en igual número de comunidades, de las cuales el 50% están averiadas o sus pobladores se rehúsan a clorar el agua.
“Tememos que si esa situación persiste haya brotes de enfermedades gastrointestinales y hepatitis A en las comunidades si no se clora el agua“, dijo Martínez

Más bombas
Hace dos años regidores de la administración 2004-2007 realizaron gestiones para la compra de 36 bombas hipocloradoras, que fueron entregadas he instaladas a igual número de comunidades.
Además, se estableció que cada administración debía proveer de bombas en la medida posible hasta cubrir todo el municipio, que tiene 258 localidades, y el mismo ayuntamiento debía aportar para el mantenimiento de las mismas.

No cumplieron
En la administración pasada, el ayuntamiento hizo un convenio para comprar refacciones para las bombas hipocloradoras y venderlas a bajo costo a los habitantes de los poblados cuando las inyectoras de cloro lo requirieran.
El trato contemplaba tener un abastecimiento de hipoclorito de sodio al 13%, utilizado para clorar y desinfectar el agua potable en las comunidades, venderlo a precio de mayoreo y rebajar el costo.
Sin embargo, el convenio nunca se respetó y muchas de las comunidades dejan de clorar el agua porque les hacen falta mangueras, de 50 pesos el metro, o llaves de tres vías, que valen 900 pesos y deben traer desde Aguascalientes.
“Se debe poner atención en este problema, es preferible invertir en mangueras y llaves o bombas que tener una epidemia de hepatitis A en niños“, dijo Ángel Martínez.

Grano de arena
“Un elemento muy valioso es Rafael Valenzuela, trabajador de Siapasf, que en lo posible ayuda en la reparación de las bombas hipocloradoras, además de supervisar las bombas instaladas“, comentó el coordinador de Regulación y Fomento Sanitario.
Pero aun con la ayuda el problema es grande y se teme que en temperada de calor que está por llegar.
Algunas de las comunidades con habitantes menores a 2 mil personas y que todavía hasta la semana pasada no tenían en función su bomba son Mendoza, La Salada, San Pedro de Ábrego, San Ignacio, San Marcos de Ábrego.

Archivado en:Inicio » Hepatitis A (HAV) » En riesgo de hepatitis A por no clorar el agua


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.