En Bolivia la “sangre pirata” trasmite Hepatitis, HIV Sida, Chagas, entre otras enfermedades.

La “sangre pirata” comercializada por traficantes no tiene ningún control que asegure su calidad. Los traficantes evaden el control del Banco de Sangre.

El tráfico de sangre a través de los denominados “chupa sangres” o traficantes sigue rutas clandestinas hata llegar al paciente que precisa de la sangre en Cochabamba. La sangre traficada no cuenta con ningún registro que asegure que se realizaron los análisis para garantizar la calidad de este líquido vital.

La confianza que los médicos otorgan a sus proveedores ilegales, es la única “garantía“ a la que los pacientes se someten.

La directora del Banco de Sangre de Referencia Cochabamba, María Luisa Herrera, informa que toda sangre a ser transfundida debe pasar por cinco estudios, denominados inmunohematológico e inmunoserológico, que determinan si la sangre donada está libre del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH“ˆSida), sífilis, hepatitis B, hepatitis C, y Chagas.

Los precios de la unidades de sangre que actualmente ofrecen algunos traficantes (Bs 150), son un indicador de la carencia de dichos estudios, ya que un Banco de Sangre del Estado mínimamente le cuesta, por el manejo laboratorial y reactivos, Bs 200 a 250 y de manera particular entre Bs 300 y 500, según la explicación del presidente de la Sociedad Boliviana de Hematología, y médico hematólogo del Hospital Viedma, Ricardo Villegas.

En una entrevista realizada a médicos de 4 clínicas, una del Cochabamba y tres en provincias, dos galenos afirman que la venta ilegal de sangre actualmente continúa. Según los médicos, que piden reserva de su nombre, los traficantes son dueños de laboratorios y personas sin ninguna formación profesional.

EMERGENCIA “Alguna vez, en situaciones de emergencia, como hemorragias en los partos, o apuñalados graves, donde se necesita sangre de inmediato, he visto que los médicos recurren a los traficantes”, revela un médico.

La celeridad de su servicio, el bajo precio ofertado, y la disponibilidad inmediata de tipos sanguíneos raros, son algunos de los factores que determinan la preferencia de las clínicas para recurrir a los traficantes.

La falta de información hace que los familiares y médicos no recurran a una fuente segura, como es el Banco de Sangre.

El precio actual de una unidad de sangre, de 260 a 350 ml., es de Bs 200 para centros hospitalarios que tengan convenio con el Banco de Sangre de Referencia Cochabamba, para el restante es de Bs 250. La directora del Banco explica que las personas no pagan por la sangre, sino por los insumos y estudios para la obtención de la unidad sanguínea con calidad y libre de enfermedades.

El precio que los traficantes fijan a cada unidad de sangre, oscila entre Bs 150 y Bs 700, según la urgencia y el tipo de sangre requerido.

“Algunos familiares no quieren donar en el Banco de Sangre, porque piensan que van a engordar o pueden debilitarse y prefieren pagar directamente”, señala otro médico en Sipe Sipe.

Los cuatro médicos entrevistados señalan que la venta ilegal de sangre era bastante común antes de la instalación del Banco de Sangre. “Hasta hace dos años, se veía con frecuencia la venta por particulares y es porque no había un Servicio Transfusional en Quillacollo”, señala el director de la Clínica El Carmen, Óscar Rivero.

El hematólogo del Hospital Viedma, Ricardo Villegas informó que recibió denuncias respecto a que traficantes ofertarían las unidades de sangre por combos. “Es decir pagan por dos unidades y les traen tres”, señala Villegas.

Apuntes
Precio de la sangre

Las unidades de sangre son ofrecidas por los traficantes en precios que oscilan entre los Bs 150 y 700, según la emergencia, la distancia o el tipo requerido.

Donantes organizados

El Banco de Sangre de Referencia Cochabamba tiene un archivo de donantes voluntarios. La Asociación Boliviana Donadores de Sangre, fue fundada el 04 de marzo de 2009 con el objetivo principal de sensibilizar y crear grupos voluntarios estables donantes de sangre y contribuir a la disminución del índice de mortalidad por la falta de disponibilidad de donaciones de sangre en Bolivia.

Atiende de 8:30 a 16:30 en la calle Valdivieso N° 562 entre Salamanca y Chuquisaca, teléfono 4526021.

Denuncias

Las denuncias deben ser realizadas por escrito al Banco de Sangre de Referencia Cochabamba, ubicado en la calle Aurelio Meleán y en el Servicio Departamental de Salud Cochabamba, que está en la avenida Aniceto Arce.

Alcohólicos y drogadictos son donantes de la “sangre pirata“

El mayor riesgo en el tráfico de sangre es la procedencia de la misma. Alcohólicos y drogadictos son los principales interesados en vender su sangre a traficantes, afirma el hematólogo del Hospital Viedma, Ricardo Villegas.

El pago a este tipo de donantes puede ser desde Bs 40 a 50 y la omisión de los procedimientos de seguridad y calidad hacen que estas unidades de sangre sean económicas, con relación a las del Banco de Sangre, sin considerar el valor de las vidas que se arriesga en ello.

“Los ilegales se mueven en las sombras, en clínicas de los alrededores; gente que sin ser profesional juega con la vida“, señala Villegas.

A consecuencia de ello, la transmisión de múltiples enfermedades, entre venéreas y mortales se constituye en un verdadero atentado a la salud.

Para identificar la procedencia ilegal de las unidades de sangre, basta ver que las bolsas de sangre “piratas“ no tienen ningún registro o precinto que asegure su calidad.

Los pacientes y/o familiares pueden verificar la procedencia legal o ilegal de la sangre que es transfundida. El Banco de Sangre incluye en las bolsas de sangre, un adhesivo que lleva el nombre de la institución, un código de barras, el tipo de insumo, la fecha y hora de vencimiento, datos del registro numérico del donante, el tipo de sangre y otros datos complementarios.

Asimismo, Villegas informa que las bolsas de sangre sólo son vendidas con una autorización del Servicio Departamental de Salud (Sedes) y que cualquier otra compra sólo podría venir del contrabando.

Parte del procedimiento es que los familiares firmen un consentimiento de transfusión.

En Cochabamba, los únicos bancos autorizados para recibir la donación de sangre, procesarla y distribuirla son el Banco de Sangre de Referencia Cochabamba y el Banco de Sangre de la Clínica Belga, esta última de uso exclusivo para sus pacientes.

Todas las unidades sanguíneas de estos bancos tienen un etiquetado con el logotipo del Banco de Sangre, un código de barras y todas las especificaciones de la unidad de sangre.

Estas medidas de seguridad le otorgan al paciente la garantía de que la sangre transfundida fue almacenada en los refrigeradores y la temperatura adecuados, que fue manipulada por el personal profesional competente y principalmente que su tiempo de almacenaje no supera los 35 días.

Si la sangre no cuenta con la identificación del Banco, se debe presentar una denuncia por escrito al Banco de Sangre de Referencia Cochabamba, ubicado en la calle Aurelio Meleán Nº 487 o en el Servicio Departamental de Salud.

La venta de sangre es sancionada con uno a 10 años de reclusión

La remuneración y comercialización ilegal de sangre es tipificada como un delito contra la salud pública que puede ser sancionado con 1 a 10 años de privación de libertad.

La Ley 1687 de la Medicina Transfusional y Bancos de Sangre, del 27 de marzo de 1996, señala: “Queda terminantemente prohibida la remuneración o comercialización de Sangre Humana y sus componentes” (Art. 18).

La misma ley establece esta acción como delito contra “La Salud Pública”, tipificado en el artículo 216 del Código Penal, con una pena de uno a diez años de privación de libertad.

El delito contra la salud pública incluye a las personas o acciones que“ˆ”Propagaren enfermedades graves o contagiosas u ocasionare epidemias“ (Inciso 1. Art. 216).

Asimismo quien comerciare con substancias nocivas para la salud o con bebidas y alimentos mandados inutilizar (Inciso 4. Art. 216) y quienes cometieren actos contrarios a disposiciones sobre higiene y sanidad o alterare prescripciones médicas. También señala a cualquier otro acto que de una u otra manera afecte la salud de la población.

“La aprobación de la Ley 1687 ha permitido frenar esta situación que antes era común, pero todavía existen algunos malos médicos que recurren a estos vendedores”, dijo el hematólogo del Viedma, Ricardo Villegas.

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) es la instancia departamental para realizar el control e iniciar los procesos correspondientes a quienes infringieran la norma y arriesguen la salud de la población.

El artículo 25 prohíbe pagos por sangre transfundida.

Opinión, Bolivia – 30 agosto 2011 – nota completa

Archivado en:Inicio » Contagio, trasmisión de hepatitis » En Bolivia la “sangre pirata” trasmite Hepatitis, HIV Sida, Chagas, entre otras enfermedades.

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.