El mayor obstáculo en la donación de órganos está en el sistema sanitario

El ex titular del Incucai ( Perichón) afirmó que la sociedad está más preparada que muchos médicos para posibilitar los operativos de ablación. Asegura que cada vez más estudiantes se interesan por el tema en la UNR

Desde que se realizó el primer trasplante en Argentina (1928, doctor Antoni Manes, Hospital Rawson, Buenos Aires, previa ablación de córneas) hasta hoy, los médicos dedicados a esta especialidad tuvieron que trabajar mucho en la tarea de difusión, tanto para concientizar a la sociedad de la importancia de la donación de órganos, como para eliminar los fantasmas que siempre rondaron al tema.

Rosario3 – mayo de 2009 – Nota completa

Sin embargo, y a pesar de las variadas leyendas que circularon de boca en boca (referidas a supuestos secuestros con el fin de extraer órganos a la población, o mails que relataban tétricas historias sobre personas engañadas y sedadas a las que luego de anestesiadas se les quitaba uno de sus dos riñones y se las volvía a depositar en su casa como si nada hubiese ocurrido) el mayor escollo en la procuración de órganos no parece estar en la comunidad donante, sino en el perfectible sistema sanitario.

Por esa razón, en 2006, Armando Perichón, quien se desempeñaba entonces como director del Centro Único de Ablación e Implante de Órganos (Cudaio) de Santa Fe, impulsó la creación de la materia “Donación y trasplante. Un enfoque médico y social“, como disciplina electiva (optativa) en la carrera de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario.

“La UNR fue la primera Universidad del país en incorporar la materia“, destacó Perichón en diálogo con Rosario3.com, quien además es docente titular de la materia. A ella se sumó la UBA en 2007 (cuando Perichón pasó a presidir el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante, Incucai), y la Universidad de Córdoba en 2008.

“El objetivo sigue siendo el mismo del comienzo: poder insertar realmente en el medio sanitario el tema de la donación de órganos, ya que ahí está el mayor problema. Muchos posibles operativos de ablación e implante se pierden por factores que tienen que ver con el sistema sanitario, y no con la voluntad de la gente de donar órganos, que ha crecido mucho“, aseguró.

Entre los factores que influyen en esto, el profesional señaló la falta de preparación del personal sanitario para pedir una interconsulta a tiempo, cuando un paciente no tiene posibilidad de sobrevida y sus órganos, en caso de que la familia acepte, pueden ser donados. “Pero también influyen en forma negativa, los problemas estructurales del sistema sanitario que aún hoy siguen existiendo, y la actitud de algunos profesionales que quizás desbordados dicen: mirá si voy a ocuparme de un muerto con todos los vivos que tengo que atender“, agregó.

La materia

En el mismo sentido, la psicóloga Silvina Sinchas –coordinadora pedagógica de la materia Trasplantes y coordinadora operativa del Cudaio– afirma que “las campañas publicitarias apuntaron siempre hacia la comunidad para que tomara conciencia sobre su rol de donante potencial, pero el principal inconveniente sigue estando en el agente sanitario, que a veces no responde con la celeridad necesaria o no cuenta con personal capacitado o no tiene los recursos indispensables para disparar un dispositivo de donación de órganos“.

Los estudiantes de Medicina pueden cursar esta materia cuatrimestral y optativa, en 4° año de la carrera, y los que la eligen (cada vez más alumnos, a pesar de las limitaciones de espacio) señalan como motivación personal, la posibilidad que les ofrece “de englobar todos los aspectos de la Medicina, desde la Bioética hasta Inmunogenética“.

Si bien al comienzo, el dictado era teórico y práctico, e incluía la posibilidad de realizar pasantías en el Cudaio, en la actualidad, “para evitar eventuales accidentes laborales y sus consecuencias –señala Perichón– se suprimieron las pasantías y se trabaja en forma de taller con videos y filmaciones en las que los alumnos pueden observar todos los pasos del operativo de ablación e implante, incluida la entrevista con las familias del donante y del receptor“.

En 2007, 400 alumnos se inscribieron para su cursado en la facultad de Medicina de Rosario, pero en 2008, a pesar de la demanda creciente de parte de los alumnos, las autoridades redujeron el espacio edilicio para su dictado y la confinaron a un aula con la mitad de capacidad. Por ese motivo (pasaron del anfiteatro a un aula común), tanto ese año como en 2009, los coordinadores debieron ajustarse a un tope de 200 alumnos, entre los dos cuatrimestres.

Archivado en:Inicio » Argentina Hepatitis » El mayor obstáculo en la donación de órganos está en el sistema sanitario


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.