Dieta desintoxicante luego del tratamiento

Agradecemos a Pedro de Asturias , su colaboración , enviándonos esta dieta .Recomendamos como siempre consultar al medico antes de iniciar cualquier tipo de dieta o tratamiento.

RECOMENDACIONES DURANTE LA DESINTOXICACIÓN
-Consuma, si le es posible, alimentos de origen biológico.
-Consuma frutas como desayuno, almuerzo y/o sustituto de la cena.
-Prepare los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha usando utensilios de acero inoxidable
. -Elimine el consumo de productos refinados, la carne roja y los productos lácteos y derivados.
-Evite el consumo de bebidas alcohólicas, excitantes, etc.
-Procure no tomar alimentos fritos, congelados, precocinados, etc.
-Tome algún tipo de caldo depurativo diariamente y fuera de las comidas.
-Trate de reducir la cantidad de alimentos a ingerir.
-Evite las situaciones de estrés.
-Mantenga una higiene externa e interna adecuadas.
-Realice una actividad física acorde con sus necesidades.
-Duerma un mínimo de horas para que el sueño sea reparador.
-Beba agua filtrada o embotellada.

ALIMENTOS ADECUADOS
Cereales integrales: aportan hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B, elementos necesarios para el buen funcionamiento del hígado. Además, los H. C. que contiene constituyen el nutriente que con mayor facilidad metabolizará un hígado enfermo.
Frutas: son ricas en azúcares de fácil asimilación y vitaminas antioxidantes que favorecen el funcionamiento hepático y evitan la retención de líquidos.
Verduras: siempre que sea posible se deben tomar crudas o cocinadas con poca sal. Aportan potasio y otros minerales necesarios en caso de trastornos hepáticos. Además, aportan folatos necesarios para el metabolismo hepático.
Uvas: además de aportar azúcares naturales y vitaminas antioxidantes activan la función desintoxicadora del hígado y estimulan la producción de bilis. Asimismo, facilitan el retorno de la sangre del aparato digestivo al hígado con lo que disminuye la hipertensión portal que suele producirse como consecuencia de la cirrosis.
Manzanas: facilita el vaciamiento de la bilis y la descongestión hepática. Y poseen abundante fibra.
Ciruelas: evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de desechos orgánicos. Son bajas en sodio, grasas y proteínas. Facilitan el trabajo hepático.
Cerezas: son antioxidantes y depurativas de la sangre lo que facilita el trabajo hepático.
Nísperos: contienen provitamina A y minerales. Son descongestionantes y pueden reducir el tamaño del hígado cuando éste es debido a un cúmulo de sangre (hepatomegalia congestiva).
Alcachofas: por su contenido en cinarina y otras sustancias potencian la función hepática, desintoxican y facilitan la eliminación de sustancias nocivas. Aumentan la secreción de bilis y mejoran su vaciamiento al intestino. Alivian el mal gusto de boca y las digestiones pesadas debidas al mal funcionamiento hepático.
Cardo: contiene también cinarina lo que estimula la producción de bilis, descongestiona el hígado y facilita su buen funcionamiento.
Cebollas: gracias a su aceite esencial sulfurado estimulan la función desintoxicadora del hígado.
Rábanos: su esencia sulfurada de sabor picante estimula la función hepática y aumentan la producción de bilis haciéndola mas fluida y facilitando su vaciamiento.
Lecitina: contiene colina, un factor vitamínico indispensable para el metabolismo hepático y para evitar que se deposite grasa en el hígado.
Aceite de oliva: en cantidades moderadas favorece el buen funcionamiento hepático.
Fresas: mejoran la circulación venosa del sistema portal hepático y contribuyen a reducir la ascitis.
Achicoria, escarola y endivia: contienen una sustancia amarga que facilita el vaciamiento de la vesícula.
Berenjena: es un tónico digestivo que activa de forma suave la función de la vesícula.

COMPLEMENTOS
S-Adenosil metionina (SAM). Es un metabolito del aminoácido estándar L-metionina que mejora de forma notable el metabolismo del hígado. Algunas investigaciones han dejado patente su eficacia en los casos de hepatitis y cirrosis, además de actuar como antiinflamatorio.
Glutamina. Tiene capacidad para inhibir la acumulación de grasas en el hígado.
Colina. Actúa de forma muy efectiva eliminando y evitando la acumulación de grasa en el hígado.
Vitamina C. Actúa como antioxidante y produce acción antiinflamatoria.
Azufre. Además de los efectos neutralizadores de los radicales libres y como sustancia que ayuda a eliminar los metales pesados, el azufre desintoxica el organismo, especialmente a través del hígado. La alicina del ajo -una de sus sustancias activas- es un compuesto azufrado y aunque es muy inestable su degradación no la inutiliza ya que se convierte en otros compuestos azufrados activos.
Ácido alfa lipoico. Este antioxidante protege al hígado del daño debido a las toxinas.
N-Acetil l-cisteina: Forma potente del aminoácido L-cisteína, aumenta la producción de glutation compuesto antioxidante y desintoxicante).
Cardo mariano. Se ha comprobado que la silimarina, el principio activo de esta hierba, previene la toxicidad y estimula la función hepática. La ingesta de silimarina produce un incremento sustancial en los niveles de glutation en el hígado. Por su contenido en tiramina puede desencadenar crisis hipertensivas en pacientes que estén siguiendo un tratamiento antidepresivo con IMAOs.
Diente de león. La raíz de diente de león favorece la función hepática.

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » Dieta desintoxicante luego del tratamiento


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.