Descubren un biomarcador para la insuficiencia hepática

biomarcadorUn estudio liderado por investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS ha descrito por primera vez un biomarcador de la Insuficiencia Hepática Aguda sobre Crónica (ACLF, en sus siglas en inglés), enfermedad que aparece en pacientes que están en la fase más avanzada de la hepatopatía crónica o cirrosis.

Esta enfermedad se caracteriza por un fallo en la función de múltiples sistemas orgánicos (cardiovascular, renal, respiratorio, cerebral, etc.) además del fallo hepático, y por ello es causa de una elevada mortalidad, según ha informado el Clínic.

La probabilidad de sobrevivir al cuadro de ACLF es pequeña y el único tratamiento definitivo es el trasplante de hígado.

Debido a la desproporción entre el número de pacientes y el de donantes, la investigación y el desarrollo de nuevas estrategias de diagnóstico y terapéuticas de ACLF resulta fundamental.Este biomarcador permitirá evaluar más rápidamente riesgos y tratamientos.

En este sentido, si hasta ahora no se conocía la existencia de biomarcadores para el ACLF, la situación ha cambiado gracias al estudio internacional multicéntrico del Consorcio Internacional EASL-CLIF que ha liderado el equipo IDIBAPS Mecanismos de enfermedades hepáticas y complicaciones de la cirrosis que dirige el doctor Pere Ginés, jefe de Servicio de Hepatología del Clínic y Catedrático de Medicina de la Universidad de Barcelona.

La investigación, que ha publicado la revista ‘Journal of Hepatology’, ha hallado que el biomarcador de ACLF es la proteína Neutrophil Gelatinase-Associated Lipocalin o NGAL, también conocida como Lipocalina-2, una proteína que en los humanos está codificada por el gen LCN2 y que hasta ahora se había descrito solo como marcador de la enfermedad renal aguda.

Para investigar si la proteína NGAL podía ser un biomarcador para el ACFL y si el gen LCN2 aumentaba su presencia en un hígado con ACLF, los investigadores analizaron los niveles de NGAL en orina -esta proteína se filtra por los riñones debido a su pequeño tamaño y puede medirse en este elemento- y plasma de 716 pacientes hospitalizados por complicaciones agudas de la cirrosis.

Un total de 148 de ellos presentaron ACLF, aunque evaluaron también la presencia del gen LCN2 en biopsias de hígado de otros 29 pacientes con cirrosis descompensada, con y sin ACLF.

Los resultados del estudio muestran una presencia significativa de la proteína NGAL y del gen LCN2 en el hígado de pacientes con ACLF, en comparación tanto con pacientes con cirrosis compensada como con pacientes con descompensación aguda de la cirrosis pero sin ACLF, por lo que han constatado que esta proteína es un biomarcador, tanto en orina como en plasma, de ACLF.

La proteína NGAL es un biomarcador tanto de la presencia de ACLF como de su desarrollo en pacientes con cirrosis, por lo que la determinación de sus niveles puede ser útil en la monitorización del riesgo y la progresión de este trastorno y para estratificar mejor el riesgo en pacientes con cirrosis descompensada ingresados en un centro sanitario

Edición: Hepatitis 2000
Fuente: vanguardia

Archivado en:Inicio » Trasplante de hígado, donación de hígado » Descubren un biomarcador para la insuficiencia hepática

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.