Controles frecuentes de carcinoma hepatocelular permiten detectar tumores más pequeños

cancer-de-higado-hepaticoNueva York (Reuters Health) – La vigilancia del carcinoma hepatocelular (CHC) cada cuatro meses permite detectar tumores más pequeños que la pesquisa cada 12 meses, aunque esto no se traduce en una mayor sobrevida, mostró un estudio desarrollado en Taiwán.

Se desconoce cuál es el intervalo adecuado para controlar a los pacientes de alto riesgo y la mayoría de las guías recomiendan hacerlo más de una vez por año.

La Asociación Europea para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas y la Asociación de Asia Pacífico para el Estudio del Hígado recomiendan un intervalo de seis meses, mientras que la Sociedad Japonesa de Hepatología propone un intervalo de entre tres y cuatro meses "para los pacientes de muy alto riesgo", dijo en The American Journal of Gastroenterology el equipo del doctor Sheng-Nan Lu, de la Facultad de Medicina de la Universidad Chang Gung, Kaohsiung, Taiwán.

El equipo estudió a 744 adultos con hepatitis viral crónica y trombocitopenia de 10 municipalidades de Taiwán reunidas de manera aleatoria para realizar la pesquisa de los CHC cada cuatro y 12 meses. En cada consulta de control se realizaba un estudio hepático por ultrasonido.

Los autores observaron que la aparición de nódulos hepáticos era significativamente más común cuando la pesquisa se realizaba cada cuatro meses (46/387) que cada 12 meses (28/357), aunque la incidencia acumulativa del CHC en tres años no varió mucho entre ambos protocolos.

Los diámetros promedio de los tumores detectados eran significativamente menores en el grupo controlado cada cuatro meses que en el grupo controlado cada 12 meses (1,9 versus 2,8 cm; p=0,006). El grupo pesquisado cada cuatro meses incluía más pacientes con CHC de menos de 2 cm (p=0,003).

Además, más pacientes de este último grupo accedieron a un tratamiento curativo (13 versus 3, p=0,049). Pero no hubo una diferencia significativa en la sobrevida acumulativa a uno, dos o cuatro años en ambos grupos.

Entonces, ¿con qué frecuencia debería hacérsele una ultrasonografía a estos pacientes? Para Lu, "debería ser entre cuatro y seis meses si se trata de cirrosis o trombocitopenia. En áreas sin recursos médicos suficientes, un año debería ser aceptable".

El doctor Franco Trevisani, de la Universidad de Bolonia, Bolonia, Italia, realizó un estudio similar.

"Estos resultados tienen varias limitaciones (adherencia a los programas de pesquisa programada, cantidad y manejo de los CHC detectados en ambos grupos, etcétera) que impiden ofrecer una prueba sólida de que los programas de seguimiento del CHC cada cuatro y 12 meses son iguales en términos de la sobrevida de los pacientes, en especial en aquellos con cirrosis y que no tienen el riesgo más alto de desarrollar un CHC", destacó.

"Por lo tanto, el estudio no puede considerarse un documento que haga que los médicos deroguen las recomendaciones de las actuales guías occidentales y orientales, dada la existencia de análisis de costo-efectividad en favor de la pesquisa anual algunos subgrupos de pacientes con muy bajo riesgo de desarrollar CHC", agregó.

FUENTE: Link

Archivado en:Inicio » Cáncer de hígado, hepatocarcinoma » Controles frecuentes de carcinoma hepatocelular permiten detectar tumores más pequeños

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.