Contraer hepatitis B o C en el ambulatorio, el hospital, en diálisis

Fallos en en los controles, inadecuada esterilización

Salir de la consulta con un inquilino indeseado, el virus de la hepatitis B o hepatitis C, parece ser un problema creciente en Estados Unidos. Un análisis de los brotes infecciosos de estas dos enfermedades revela que en la última década más de 400 personas han contraído estas infecciones en ambulatorios, centros de diálisis y residencias por culpa de prácticas irregulares. En los hospitales, sin embargo, los sistemas de prevención parecen funcionar mejor ya que sólo se detectaron 48 contagios.

Los autores revisaron los registros de los Centros para el Control de Enfermedades de EEUU en busca de brotes infecciosos por el virus de la hepatitis B o hepatitis C (VHB o VHC) que se hubieran producido en la última década en centros sanitarios que no fueran hospitales.

Dieron con 33 episodios que encajaban en sus requisitos en los que se vieron implicadas, al menos, 448 personas, cifra que debería considerarse, según aseguran los propios investigadores, como “la punta del iceberg”. 18 de estos brotes tuvieron como protagonista a la hepatitis B (173 afectados), 16 fueron de hepatitis C (275 afectados) y uno a ambos tipos de virus.

En todos los brotes descritos, “el incumplimiento de los principios fundamentales para el control de infecciones por parte del personal sanitario está detrás de la transmisión de paciente a paciente”, explica el estudio. La anestesia, la reutilización de jeringuillas y de otros productos, como dispositivos para medir la glucosa en sangre, son algunas de las principales vías de contagio.

En el caso de los ambulatorios o consultas externas se registraron siete brotes con el resultado de 235 infectados por el virus C y 76 por el virus B de la hepatitis. Además de la reutilización de jeringas, la contaminación de fármacos inyectables también contribuyó a la transmisión de estas enfermedades. Cerca de 16.000 personas pudieron haberse contagiado.

Los 40 casos restantes de hepatitis C, se produjeron en seis clínicas de diálisis. Mientras, 97 personas que permanecían ingresadas en 15 residencias contrajeron el VHB.

“Todos estos episodios podían haberse evitado de haber seguido de forma correcta las prácticas básicas para el control de infecciones, que son aplicables en cualquier centro sanitario”, señala el trabajo, publicado en ‘Annals of Internal Medicine’.

Prueba de que estos sistemas de prevención son útiles es el hecho de que en el mismo periodo de tiempo (entre junio de 1998 y junio de 2008) en los hospitales estadounidenses sólo se produjeron siete brotes que afectaron a un número mucho menor de personas (48).

Los autores de esta revisión subrayan que el problema que esbozan estas cifras es, probablemente, mucho mayor, debido a que muchos brotes podrían pasar desapercibidos dado el largo tiempo de incubación de los virus y la dificultad para asociar el contagio a un centro concreto.

En España, se estima que en torno al 2% de la población, más de 800.000 personas, está infectado por el VHC y unas 300.000 tienen hepatitis B, que es la décima causa de muerte en el mundo.

El Mundo – CRISTINA DE MARTOS – 07 de enero de 2008 – Leer la nota completa

Archivado en:Inicio » Varios » Ultimos titulares » Contraer hepatitis B o C en el ambulatorio, el hospital, en diálisis


Comentarios (1)

Danos tu opinion

  1. anonima dice:

    Yo ´tuve el virus de la hepatitis b… que se me erradico gracias a mis defensas, que contrarestaron el virus en mi organismo. Lo contraje por un inserto de hueso de un muerto en una ortodoncia. Espero que mi experiencia sirva para muchos y valoren la vida. Animo