Cirrosis, inflamación hepática y perdida de capacidad intelectual

Por primera vez se confirma que la inflamación que se produce en pacientes cirróticos afecta al cerebro y merma su capacidad

higado2 Investigadores del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia han conseguido recuperar la capacidad de aprendizaje en animales de laboratorio con fallo hepático, un logro que que supone un paso más en el camino hacia el diseño de un tratamiento eficaz para recuperar la capacidad intelectual en enfermos que sufren una afección en el hígado grave, como son los pacientes que sufren cirrosis.
El trabajo científico, publicado en el número de agosto de la prestigiosa revista ´Hepatology´ por el Laboratorio de Neurobiología del CIPF, ha demostrado en ratas de experimentación algo que ya sospechaban los científicos, que la neuroinflamación que puede provocar una enfermedad hepática en su estado avanzado es la causante de la pérdida progresiva de la capacidad intelectual en el paciente.

Los animales enfermos fueron tratados con un antiinflamatorio, y en poco tiempo recuperaron por completo la capacidad cognitiva que habían perdido. Las ratas superaron con éxito un test consistente en recorrer en varias ocasiones un laberinto y asociar los colores blanco y negro a la presencia o no de alimento, explicaron.

Los expertos subrayan que este descubrimiento se ha realizado en animales y no en humanos, de forma que la aplicación clínica de este tratamiento provocaría graves daños secundarios en el riñón del paciente cirrótico. Según explican los autores del artículo, el verdadero valor del trabajo científico radica en que por primera vez se ha confirmado que la inflamación que se produce en pacientes cirróticos también afecta al cerebro y contribuye a la pérdida de capacidad de aprendizaje.

El estudio señala que las alteraciones cognitivas están producidas en gran parte por la incapacidad del hígado enfermo para eliminar al amonio. Al llegar esta sustancia al cerebro de forma excesiva, provoca inflamación y deficiencias en el funcionamiento del glutamato, el principal neurotransmisor del cerebro, de forma que disminuye la capacidad intelectual en el paciente.

Esta hipótesis de partida fue verificada al comprobar la eficacia del antiinflamatorio para restablecer la capacidad de aprendizaje y memoria de las ratas que sufrían un fallo hepático severo.

De esta manera, el artículo científico demuestra también la eficacia de los antiinflamatorios para recuperar la capacidad de aprendizaje en un animal que sufre un fallo hepático severo. El camino ahora es el de diseñar un antiinflamatorio que pueda ser administrado a un paciente humano, sin los efectos secundarios adversos para el riñón.

Antiinflamatorios más eficaces

En concreto, las investigaciones se centran actualmente en conocer mejor las causas por las que la neuroinflamación afecta al glutamato. De esta forma, será posible encontrar antiinflamatorios más eficaces y con menos efectos secundarios para el paciente.

Tras conocer este hallazgo, el conseller de Sanidad, Manuel Cervera, destacó “el gran momento que atraviesa la investigación sanitaria valenciana” y alabó “la labor que está desarrollando el Centro de Investigación Príncipe Felipe para mejorar la calidad de vida de los enfermos”.

En este sentido, Cervera subrayó “el compromiso de la Generalitat por seguir invirtiendo en investigación y en los servicios sanitarios para que todos los valencianos sean los primeros en beneficiarse de los grandes avances médicos que ya están produciendo”.

Panorama Actual 12 de septiembre de 2007

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » Cirrosis, inflamación hepática y perdida de capacidad intelectual


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.