Cirrosis hepática

La cirrosis hepática puede ser reversible
El concepto de irreversibilidad de la cirrosis en los pacientes infectados por el virus de la hepatitis C o B (VHC o VH puede estar empezando a cambiar, de acuerdo con las últimas investigaciones.

Desde hace años se ha considerado la irreversibilidad de la cirrosis como un dogma científico; sin embargo, los resultados de algunas investigaciones recientes están empezando a derribar esta certeza y se comienza a considerar que el proceso de fibrosis en el hígado es reversible y dinámico, dependiente de la activación de factores fibrogénicos y fibrolíticos que están permanentemente en marcha. Así lo ha explicado Valeer J. Desmet, profesor de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, en una conferencia magistral impartida en el XXX Congreso Anual de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), celebrado en Madrid.

Sin embargo, el patólogo belga ha matizado sus afirmaciones y ha advertido de que el concepto “de reversibilidad total espontánea en todos los casos de cirrosis continúa siendo una especie de realidad virtual o, también, un gran deseo de todos los especialistas”.

Datos científicos:

El experto ha reconocido que se ha visto en algunas investigaciones que cuando se trata a los pacientes, tanto infectados por el virus de la hepatitis C (VHC) como el de la hepatitis B (VH, con antivirales no sólo se produce una mejoría en los enfermos, sino que también se aprecia que la lesión hepática revierte y que en los enfermos que tenían cirrosis antes del tratamiento ésta ha desaparecido en la segunda biopsia.

¿Por qué se ha producido este acontecimiento?, se pregunta el profesor. “En realidad, parece consecuencia de una disminución de la fibrosis derivada del desencadenamiento de factores fibrolíticos. Esto parece ser un concepto absolutamente novedoso”.

Así, no todas las cirrosis tendrían la capacidad de revertir. Según explicó el profesor Desmet, el estadio de la patología es el que determina la capacidad de reversibilidad o irreversibilidad. “Por ejemplo, únicamente las que reciben la categoría de lesiones pre-cirróticas son totalmente reversibles; las fases medias o intermedias son parcialmente reversibles y las más graves son completamente irreversibles”.

Fibrosis y cirrosis

También ha destacado la importancia que tiene conocer la diferenciación entre cirrosis y fibrosis, esencial para comprender mejor este concepto. “Algunas fibrosis son reversibles, como las de menos antigüedad, las celulares o las perisinusoidales, mientras que otras son totalmente irreversibles, como las que tienen grandes escaras, las celulares o las septales”.

El tratamiento de los VHC+ que tienen niveles elevados de alanina aminotransferasa (ALT) pero que padecen enfermedad hepática es uno de los aspectos que más interesan a los hepatólogos.

Según Moisés Diago, del Hospital General Universitario de Valencia, hasta ahora se utilizaba el nivel de transaminasas para decidir la conveniencia de iniciar o no el tratamiento. Por esta razón, los VHC+ con niveles de ALT normales “han sido tradicionalmente excluidos de los ensayos clínicos”, por lo que había pocos datos sobre la respuesta de estos pacientes a los tratamientos disponibles.

Ahora, un ensayo clínico publicado en Gastroenterology ha analizado si el tratamiento combinado con interferón pegilado alfa-2a y ribavirina era eficaz para los pacientes con ALT normales. En el trabajo se concluyó que la terapia de combinación era igual de eficaz para este subgrupo de pacientes que para los que presentaban transaminasas elevadas.

Diago ha subrayado la importancia de tratar a los pacientes con ALT normales porque no sólo el 20 por ciento tiene enfermedad significativa, sino que, además, el 20 por ciento desarrollará en el futuro niveles elevados de ALT.

Virus y resistencias
Otro de los temas desarrollados en el XXX Congreso de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que se ha celebrado en Madrid, ha sido la necesidad de tratar a los pacientes infectados por el virus de la hepatitis B. En ocasiones se ha pensado que el tratamiento del virus de la hepatitis B es simplemente cosmético, pero en realidad se sabe que mejora la lesión hepática. En la reunión científica también se ha abordado la forma en la que se manejan las resistencias a los fármacos antivirales. Se trata de uno de los problemas más comunes de la especialidad, debido a que a medida que se van desarrollando los antivirales, los virus, por su capacidad innata para sortearlos, se hacen mucho más resistentes.

Agradecemos este artículo enviado por Bruno.

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » Cirrosis hepática


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.