Capacidades diferentes y acceso a la información

Las campañas de información sobre HIV Sida siempre son muy discutidas y he visto muy pocas que me parezcan bien hechas y para todos …
La salud está cada vez mas dividida en especialidades y parece que la información que envía una campaña de HIV o HCV estuviera brindada por un profesional de la salud en un momento de inspiración y no por verdaderos profesionales de la comunicación … son frías … pretendidamente inteligentes … no se entiende gastos tan grandes para el resultado que luego se ve …
Campañas que pretenden ser para un amplio público y llegan a muy pocos …
Los medios de información no son para todos , existe un amplio sector que no posee televisión ,periódicos ,Internet ,etc. .. por motivos económicos , y existe otro sector que no puede utilizar estos medios aunque pudiera comprarlos.
Dónde esta el espacio de las campañas para quienes tienen capacidades diferentes ? …
Leerán un artículo extraído de Manos que hablan , sitio de Internet para sordos , la fuente que nombran es el periódico La Nación , las cifras que encontrarán hablan por si solas.
Una encuesta realizada a personas sordas reveló que el 33% decía desconocer que es el sida , mientras solo el 3% de los “oyentes” dijo desconocerlo.
Qué sucederá entonces con una encuesta igual contra la hepatitis c ? claro que primero habría que encontrar campañas en cantidad adecuadas al problema de la hepatitis C …
Los dejamos con esta nota
Hepatitis C 2000

Manos que hablan ... lengua de señas ...
Jueves, 29 de Abril de 2004
La población sorda, más vulnerable frente al HIV-sida

Un 33% hasta desconoce la enfermedad
Mucha información les llega distorsionada
Casi no reciben datos directos de médicos
En general, comprenden poco las campañas de prevención

La falta de información sobre HIV-sida o la distorsión con la que la reciben por canales no especializados ponen en riesgo a la comunidad sorda en nuestro país. Así lo demuestra un estudio de la organización no gubernamental Riesgo Cero presentado ayer en el Foro de Prevención de las Adicciones y HIV-sida 2004. Coordinado por la psicóloga social Luisa Baum, incluyó a 228 personas sordas y oyentes, de 15 a 55 años y de ambos sexos.

Un 77% de los no oyentes afirmó que necesita información sobre el virus, su transmisión y los métodos de prevención, diagnóstico y tratamientos disponibles. El obstáculo, claro, es el lenguaje para divulgarla. “El problema es cómo las personas sordas acceden a la información sobre sida y el cuidado de su salud sexual”, plantea el licenciado Severo López, director de Riesgo Cero ((011) 4964-5895) y miembro de la Sociedad Argentina de Sida.

Entre las personas sordas consultadas, el 33% -la mayoría entre 15 y 22 años- dijo desconocer qué es el HIV-sida, comparado con el 3% del otro grupo. Entre el 63% de los no oyentes que dijeron tener actividad sexual, seis de cada diez usan preservativos. En cambio, nueve de cada diez oyentes afirmaron usarlos entre los oyentes sexualmente activos (83%).

“Unos están en la edad moderna de la información, y otros, en la prehistoria”, define López. Para él, las personas sordas están como los oyentes hace 20 años, cuando se conoció la existencia de la enfermedad. Para el 70% de los sordos que dijeron haber recibido información -aunque incompleta-, los canales habituales son la escuela (59%), los amigos y las familias. La publicidad, pilar de las campañas de prevención, sólo alcanzó al 26% de los no oyentes, comparado con el 68% del otro grupo. El diario, en tanto, sólo llegó al 17% de las personas sin audición.

Pero, sin duda, la transmisión del virus es el punto que expone la distorsión con la que se informa esta población vulnerable: a la sangre, el semen, el flujo vaginal y el contagio madre-hijo, mencionados por ambos grupos, los no oyentes sumaron los estornudos, los besos, la saliva, las lágrimas y el contacto de piel.

La atención de la población sorda está condicionada por la falta de intérpretes de lengua de señas argentina (LSA) en los servicios de salud públicos y privados, y de médicos que la hablen . Pero, ¿cómo compensan ellos esta deficiencia del sistema de salud?

“Con lo que recibo en la escuela -responde Karina Gallo, de 20 años, que quiere ser contadora-. En general, pregunto, pero necesito un intérprete.” Con los segundos que necesita la psicóloga Andrea Albor, intérprete de LSA, para mediar en la entrevista, Karina explica que cuando va al médico un “mediador” participa de la consulta. Por ahora, es su mamá.

De la charla con amigos de quinto año de la Escuela Comercial Gabriela Mistral, Karina concluye que sobre salud “todos saben poco”; desearían conocer más, pero les es difícil lograrlo. Ella supo “muy poquito” de la existencia del HIV-sida por folletos y un libro, pero lo ideal, afirma, sería poder recibir la información del médico.

“Vos podés agarrar un remedio y leer el prospecto sin problema -dice Karina-. Yo no puedo. Sé que existen el preservativo y las pastillas; si quisiera saber más, le preguntaría al ginecólogo, pero necesito que alguien me interprete esa información.”

Fabiola Czubaj
Fuente: La Nación

Archivado en:Inicio » Hepatitis C (HCV) » Capacidades diferentes y acceso a la información


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.