Ataque a la hepatitis en Senegal, Conferencia Internacional de Actores en Lucha contra las Hepatitis

DAKAR, ago (IPS) – Los gobiernos africanos deben tomar más en serio la prevalencia de la hepatitis B y hepatitis C y fijar medidas para reducir el costo del tratamiento a fin de controlar de forma más efectiva la enfermedad, recomendaron expertos en salud de África occidental.

El virus de la hepatitis B es responsable de más de 80 por ciento de los casos de cáncer de hígado en África, señaló la coordinadora del Programa Nacional contra la Hepatitis de Senegal, Aminata Sall Diallo.

La enfermedad provoca la hinchazón y la inflamación del hígado, lo que puede ser originado por numerosos factores, incluidos cinco virus de la misma familia.

El virus de la hepatitis A se propaga a través de agua y alimentos contaminados. El de la cepa B a través de fluidos corporales como sangre o semen, y la de tipo C por la sangre, por ejemplo en las transfusiones sanguíneas.

Las dos últimas cepas llevan a una prolongada enfermedad, en tanto la primera tiene una evolución más rápida, de hecho, los síntomas suelen ser leves.

“La idea es presionar a los gobiernos que se comprometieron a priorizar la lucha contra la hepatitis para lograr un tratamiento universal”, indicó Diallo, con motivo de un encuentro internacional en la capital senegalesa realizado a fines de julio.

La Conferencia Internacional de Actores en Lucha contra las Hepatitis de África Francófona se concentró en las tres cepas más comunes, las que causan daños fatales y cáncer. El encuentro sirvió para intercambiar los problemas y los desafíos que afronta cada país, identificar las mejores prácticas para la región y definir argumentos y estrategias comunes.

“El costo excede los recursos. Se necesita un millón de francos CFA (equivalente a 2.250 dólares) para un tratamiento mensual. Nuestros fondos no son suficientes”, remarcó Diallo.

“Pretendemos concentrarnos específicamente en los portadores de largo plazo y luchar para mejorar la detección de la enfermedad en África. Es la única forma de prevenir la transmisión”, añadió.

Diecisiete por ciento de la población senegalesa es portadora de uno u otro virus de la hepatitis, entre ellos 12 por ciento de menores de cinco años y 22 por ciento de mujeres embarazadas, según estadísticas oficiales. Unas 5.000 personas mueren al año de hepatitis B en Senegal.

Pape Saliou Mbaye, coordinador de servicios médicos del Hôpital Principal de Dakar, urgió al personal a prevenir la transmisión de los virus de la hepatitis B y C a través del contacto con sangre infectada.

“Hay que tener cuidado al manipular objetos filosos y puntiagudos como los que usan las personas que hacen tatuajes, los barberos y en las peluquerías, instrumentos para afeitar, perforar, hacer acupuntura, escisiones, circuncisiones y cortes de uñas”, dijo Mbaye a IPS.

Casi uno de cada cinco malienses son portadores del virus de la hepatitis B, 2,6 millones de personas o la mitad de los jóvenes de entre 18 y 25 años, señaló Diéynaba Samaké, presidenta de la asociación local SOS Hépatites Mali.

“El tratamiento de la hepatitis B en Malí sigue siendo relativamente caro. A un costo de 600.000 francos CFA (equivalente a unos 1.348 dólares) al mes, el monto equivale a varias veces un salario mensual promedio”, dijo Samaké a IPS.

“En esta etapa no hay un marco de atención especializada para la hepatitis B, pero en los últimos tres años, el gobierno apoya la prevención, los análisis clínicos y el tratamiento de ese virus y del de la C”, añadió.

Para reducir la incidencia de la enfermedad, Samaké recomendó la vacunación como arma más efectiva contra las cepas predominantes en África.

El presidente del Consejo Científico Cameruneses contra la Hepatitis Viral, Njoya Oudou, señaló que la prevalencia de la hepatitis B en su país supera 10 por ciento y de la C 12 por ciento. Los gobiernos deben demostrar mayor voluntad política para luchar contra la enfermedad.

“Nuestra red opera con sus propios recursos para educar a la población, organizar cursos de actualización para médicos, realizar campañas y negociar con farmacéuticas. Sólo contamos con el apoyo moral del gobierno”, dijo a IPS.

Los estudios fragmentados sobre la enfermedad en Níger muestran una prevalencia general de 14 por ciento, señaló Ali Djibo, director general de Salud del Ministerio. Eso lo coloca entre los países donde la hepatitis es endémica.

“Las precauciones para evitar la transmisión son, entre otras, el uso sistemático de métodos profilácticos y evitar intercambiar jeringas usadas, escarificar, perforar, circuncidar grupos con instrumentos mal esterilizados y realizar escisiones”, señaló Djibo.

En Mauritania, hay 500.000 personas infectadas con el virus de la hepatitis B y 600.000 con el de la C, según el secretario general del Ministerio de Salud, Sidi Ali Ould Boubacar.

Unas 3.500 personas mueren de alguna de esas dos formas de la enfermedad, dijo a IPS.

“Hace varios meses, el gobierno lanzó un Programa Expandido de Inmunización para mejorar la lucha contra las infecciones e implementó una política para garantizar el tratamiento tras el diagnóstico de la enfermedad”, indicó.

Por Koffigan E. Adigbli – Crédito: Bios/Wikicommons . agosto 2011 – nota comleta 

Archivado en:Inicio » Varios » Ataque a la hepatitis en Senegal, Conferencia Internacional de Actores en Lucha contra las Hepatitis

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.