22 pacientes canarios han recibido un nuevo hígado en los primeros siete meses del año

Tenerife – La Unidad de Trasplante Hepático del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha efectuado entre los meses de enero y julio de 2011 un total de 22 trasplantes de hígado. En 2010, 36 personas recibieron un nuevo hígado en Canarias gracias al Programa de Trasplante Hepático que se lleva a cabo en este hospital tinerfeño.

Este tipo de intervención se realiza en pacientes con enfermedades hepáticas crónicas en las que no es posible utilizar o no han dado resultado otras medidas terapéuticas, por lo que es vital la sustitución del hígado enfermo por uno sano. Entre las patologías crónicas del hígado más frecuentes y para las que se requiere un trasplante se encuentran enfermedades infecciosas, cirrosis (distintas etiologías),  patología de la vía biliar,  enfermedades autoinmunes y tumores, además de enfermedades agudas que conducen a un fallo hepático fulminante denominado “urgencia cero”, puesto que de presentarse en un paciente éste se convierte en un caso prioritario a nivel nacional a la hora de recibir un hígado, independientemente de su ubicación geográfica.

El equipo coordinador  de Trasplante Hepático del HUNSC es miembro de la Sociedad Española de Trasplante Hepático de la que forman parte 25 hospitales públicos del territorio nacional, y también  del Registro Español de Trasplante Hepático de la Organización Nacional de Trasplante (ONT), gestionando la lista de espera de pacientes procedentes de todas las islas para que, en el momento de que surja un donante, pueda ser intervenido.

Trasplante hepático: cirugía compleja y de precisión

El programa de Trasplante Hepático de la Consejería de Sanidad que se efectúa en el Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria como centro de referencia autonómico, cuenta desde 2009 con la certificación de la norma ISO 9001:2008, dando garantía de calidad a todo el proceso de donación y trasplante.

La intervención quirúrgica del trasplante de hígado se realiza una vez se haya encontrado un donante compatible con el paciente que va a ser intervenido. Para que el proceso del trasplante sea un éxito se requiere de la coordinación de profesionales de diferentes disciplinas en la que participan cirujanos, anestesistas, digestólogos, hematólogos, bacteriólogos, especialistas en análisis clínicos, radiólogos, anatomopatólogos,   enfermeros, médicos intensivistas, celadores y auxiliares así como la participación del 112, telefonistas,  personal de admisión y hospitalización, constituyendo un equipo multidisciplinar de alto nivel. La duración de un acto quirúrgico de este tipo, que en la actualidad se realiza mediante cirugía tradicional abierta, varía entre cuatro y siete horas puesto que deben efectuarse tres fases:

  • hepatectomía (extracción del hígado enfermo)
  • fase anhepática  (el enfermo no tiene hígado)
  • reperfusión (se implanta el hígado nuevo y la sangre comienza a circular por él)

Además, en la intervención quirúrgica para trasplantar este órgano sólido también se hacen suturas arteriales, venosas y de los conductos de la bilis, indispensables para que el nuevo hígado funcione correctamente. Por otro lado, el miedo a un posible rechazo cada vez es menor gracias al importante avance del tratamiento farmacológico dispensado para prevenirlo.

El papel de los coordinadores hospitalarios de trasplantes

Todo gran centro hospitalario que cuente con permiso para la realización de trasplante de órganos cuenta en su estructura logística con un equipo de profesionales sanitarios que gestionan in situ el proceso de la donación y constituyen la pieza clave en el sistema español de trasplantes, junto con los niveles de coordinación autonómica.

En el caso del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria se cuenta con una coordinadora médica de trasplantes, la Dra. Mª Teresa Concepción y una coordinadora de enfermería, Mª Luisa Medina, responsables tanto de localizar a posibles donantes por muerte encefálica como de potenciar el mayor número de consentimientos familiares que hagan posible la realización de trasplantes.

“Es un trabajo duro, porque en un momento triste para las familias debemos ayudarles a superar esa situación y a la vez ofrecerles que está en sus manos la posibilidad de salvar otras vidas donando los órganos de su ser querido”, explican las coordinadoras. A pesar de las circunstancias, “es muy poco frecuente que las familias den una negativa”.

Son responsables de la logística intrahospitalaria para que el proceso de donación se lleve a cabo con éxito y entre las numerosas tareas que abarcan se encuentran colaborar y apoyar al resto de los integrantes del equipo, además de la detección de donantes, el correcto mantenimiento de los órganos, ayudar en el diagnóstico de la muerte del paciente, obtener el consentimiento de las familias para la donación de los órganos y hacer equipo con todos los profesionales sanitarios que participan en el trasplante.

Todos podemos ser donantes

“Cualquier persona puede ser, en principio, donante de órganos”, afirma Mª Luisa Medina, coordinadora hospitalaria del HUNSC. El hecho de “˜regalar’ vida cuando una persona fallece puede ser una opción contemplada en vida y no esperar al fallecimiento de una persona, evitando así el dolor añadido de una pérdida.

Por ello, una de las vías existentes para dejar constancia del libre ejercicio de la donación es, además de informarlo a nuestra familia, obtener el carné de donante que puede conseguirse en las diferentes asociaciones de pacientes y también desde la Coordinación Regional de Trasplantes del Servicio Canario de Salud.

Otra fórmula es la utilización del documento de manifestación voluntaria anticipada que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias tiene a disposición de los usuarios. Se trata de un documento legal en el que se deja constancia de todo aquello que una persona quiere que se realice a la hora de su fallecimiento, donde también puede recogerse la voluntad de donar los órganos.

La donación es el pilar fundamental en el que descansa todo el proceso: si no hay donación, no hay trasplante. Hay que resaltar que Canarias tiene una tasa de negativas familiares a la donación de las más bajas de España, en 2010 fue del 10%, por lo que hay que agradecer la sensibilidad y solidaridad de todas aquellas personas que han dicho sí a la donación, permitiendo con este gesto salvar la vida de muchos pacientes.

Redacción C24H – miércoles, 21 de septiembre de 2011- Link a la nota completa

Archivado en:Inicio » Trasplante de hígado, donación de hígado » 22 pacientes canarios han recibido un nuevo hígado en los primeros siete meses del año

Etiquetas:


RSSComentarios (0)

Trackback URL

Comentarios Cerrados.